Azarenka, más Victoria que nunca

La bielorrusa conquista su segundo título en Indian Wells y se convierte en la primera jugadora en ganarle cuatro finales WTA a Serena Williams.

Victoria Azarenka escribió de nuevo su nombre en el trofeo de Indian Wells (fue campeona en 2012) tras sentenciar a Serena Williams en sets corridos (6-4, 6-4). Lo que parecía un partido de lo más ajustado se convirtió en una lección de madurez de la jugadora bielorrusa de principio a fin, demostrando una vez más que está preparada para volver a gobernar un vestuario en manos de la norteamericana en las tres últimas temporadas. Serena sigue sin título en 2016 y ‘Vika’ ya suma dos en sus vitrinas. Seguramente, no será la última vez que las veamos enfrentarse con una copa en juego a lo largo de este año.

Cuatro puntos en un minuto. Y ninguno a su favor. No era la mejor manera de empezar el partido, mucho menos si contamos que lo hacía con su servicio. Así arrancaba la velada Serena Williams, con un errorcito por aquí, una doble falta por allá y un winner de Azarenka para rematar. Las bases de la final quedarían dibujadas ya desde los primeros compases: ganaría quien más palos enchufara. No era un duelo para irse por las ramas, ni para adoptar un estilo conservador. Cuando estas dos leonas se enfrentan: o comes, o te comen. Esto Vika lo sabía, pese a que en los últimos choques la suerte no estuviera de su parte. Quizá hoy sí.

La rivalidad entre la de Saginaw y la de Misnk siempre fue demasiado injusta para lo ofrecido sobre la pista: 17-3 a favor de Serena. Todavía con el recuerdo las bolas de break que tuvo Vika en sus últimos duelos en el Mutua Madrid Open o Wimbledon, faltaba ver si esta vez la actual 15 del mundo sería capaz de controlar sus nervios con la pelota en su tejado. Lo había tenido tantas veces a su alcance y siempre se le terminaba escapando el triunfo. Las siete vidas de la menor de las Williams, campeona aquí hace 17 años, preferían mantenerse ocultas hasta que la situación lo requiriera. Aunque puede que luego fuera demasiado tarde.

Si el primer parcial empezaba con break y terminaba con un 6-4 para Azarenka, el segundo arrancaba con doble break y con un 3-0 que hacía sonar las alarmas en el Tennis Garden de Indian Wells. La final se iba posicionando peligrosamente para disfrute del público europeo, que veía como Victoria se quedaba a unos pocos juegos de hacer honor a su nombre. Tanta impotencia lo acabó pagando la raqueta de Serena Williams, quien hizo añicos primero la que portaba en la mano y luego otra, ya desde el banco, sin ni siquiera sacarla de la bolsa. No le quedó otra que llevarse un warning del juez de silla, aunque poco importaba esto cuando se encontraba a solo tres juegos de ceder el título ante su rival.

Azarenka caminaba tan orientada hasta la gloria que nada ni nadie podía pararla, pese a que en los últimos juegos casi se sale del pentagrama (pasó del 1-5 al 4-5 y dos pelotas de quiebre). Pero ni la número uno del mundo pudo toserla en su segunda final de la temporada. Había caído en Australia y ahora volvía a hacerlo en Indian Wells (6-4, 6-4). Definitivamente, algo está cambiando en el circuito WTA. Así pues, Azarenka cerró un duelo que se antojaba ajustado, que luego pareció un paseo y que terminó rozando el drama. Capturando su cetro número 19 como profesional -el segundo de la temporada tras Brisbane- y alcanzando el objetivo más preciado: regresar al top10 de la clasificación. Además, con ella se lleva un récord que difícilmente pueda volver a igualarse, la de ser la primer jugadora de la historia en tumbar a Serena en cuatro finales. Antes de ella, Venus lo había hecho en tres. Esta noche no habrá postre en el hogar de las Williams.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes