Djokovic puede con un Nadal más reconocible

Novak accede a la final de Indian Wells tras derrotar a Rafael Nadal en un vibrante encuentro lleno de tensión y nervios que recordó a cruces pasados entre los dos.

Novak Djokovic derrotó a Rafael Nadal en las semifinales de Indian Wells por un 7-6(5) y 6-2 en un emocionante encuentro donde hubo mucha tensión y nervios y durante el que vimos un intercambio de tú a tú, sobre todo en el primer set donde el español llegó a tener incluso bola de set. Rafa deja California con la certeza de que ha dado al fin varios pasos hacia delante en su intento por volver a su mejor nivel mientras que Novak no se soltó hasta los juegos finales del partido, habiendo jugado con muchos nervios hasta entonces.

La salida de Nadal es toda una declaración de intenciones. Sabía que debía salir decidido siendo agresivo y dominando con sus golpes para evitar que el serbio tomara la iniciativa y se encuentra al otro lado a un Djokovic especulativo y algo dubitativo. Esto se traduce en break de Nadal nada más comenzar que despierta la sonrisa en los miembros de su box y la seriedad en los del serbio. Novak no iba a tardar en reaccionar y se echó un poco hacia delante recuperando terreno, el mismo que retrocedió Rafa que vio cómo el de Belgrado igualaba el marcador.

El partido estaba mucho más equilibrado que los últimos enfrentamientos entre ambos. Aunque Nadal seguía dejando varias bolas cortas a mitad de pista, que Nole aprovechaba para conectar un winner con su derecha invertida, el balear estaba jugando mucho más largo que de costumbre y su top spin estaba funcionando a toda máquina. Novak seguía cometiendo bastantes errores desde el fondo y continuó mostrando una velocidad media de saque no demasiado alta, quizá obra de las molestias que viene arrastrando desde hace semanas en el hombro.

El partido no estaba siendo demasiado brillante en cuando a nivel tenístico aunque sí en tensión, que se podía respirar casi en cada punto que disputaban y que recordaba a encuentro apretado entre los dos, como los históricos de esta magnífica rivalidad. Nadal continuaba apretando con su derecha y Djokovic tomaba decisiones extrañas como la de subir a la red sin tener demasiada ventaja en el punto o hacer dejadas estando muy atrás en la pista. Estas dudas le permitieron a Nadal disponer de una bola de set que Novak salvó sin muchos problemas.

Este set de alta tensión no podía dirimirse de otra forma que no fuera con un tiebreak. Y ante mucha tensión, lo lógico era ver muchos errores. Lamentablemente para Nadal, la mayoría cayeron de su lado dejando a Novak con un claro 4-1 a su favor. Vivimos momentos de nervios. Nole se pone 5-2 arriba y a dos pasos del primer set pero Rafa consigue sus dos puntos al saque. Es aquí donde el balear se marca un puntazo made in Nadal con el punto prácticamente perdida que levanta a media grada. Djokovic supo mantener la concentración necesaria para finalmente llevarse el set después de un revés de Nadal que se quedó en la red.

Sí, las estadísticas estaban contra el español. Nunca le había ganado a Novak en pista dura después de haber perdido el primer set y los 13 últimos sets en este tipo de pista habían caído del lado del serbio pero precisamente porque no tenía nada que perder, Rafa no le iba a perder la cara al partido. Djokovic seguía fallando demasiados restos y eso que los saques de Rafa no venían precisamente con mucha velocidad. Los nervios y esas dudas que se le podían ver al número 1 del mundo mostraban que debajo de esa coraza de invencible también podía ser frágil.

Cada juego al servicio de Rafa seguía siendo toda una lucha a muerte durante prácticamente 10 minutos. Dice el refrán que tanto va el cántaro a la fuente hasta que se rompe y Novak ya tenía el empadronamiento hecho en la fuente Nadal. Era cuestión de tiempo que Nadal bajara un poco los brazos y Djokovic aprovechara la ocasión para asestarle un golpe a la cara en forma de break, algo que pasó en el sexto juego.

Mucho más suelto, Nole soltó la mano y le vemos desplegar su mejor tenis de todo el encuentro donde sus golpes encuentran las líneas con una facilidad pasmosa. El serbio tuvo la paciencia necesaria de soportar los golpes de Nadal hasta que aprovechó cuando su rival bajó un poco la guardia, tanto física como mentalmente, para darle el golpe de gracia y llevarse este gran partido, más parecido a los que jugaban en 2011 o 2013 que a los de 2015.

Puede que Nadal haya perdido en sets corridos como en las seis ocasiones anteriores que se enfrentó a Novak en pista dura pero ha sido la primera vez en casi tres años que el balear le ha puesto en serias complicaciones y que tuvo incluso bola para llevarse un set. Dijo Antonio Machado que caminante, no hay camino, se hace camino al andar. Rafa, por primera vez en mucho tiempo, ha dado los pasos en la senda correcta, esa que nunca se ha de volver a pisar, tal y como reza el poema.

Novak Djokovic jugará mañana a las 21.00 hora española la final de Indian Wells contra Milos Raonic. El serbio, a un solo paso de repetir título en California.

Comentarios recientes