Rafa Nadal y el espíritu de las remontadas

El mallorquín apela al espíritu de las remontadas de nuevo para derrotar a Nishikori que dominaba plácidamente el primer set. A semis de Indian Wells por 6-4 y 6-3.

Rafa Nadal sigue sonriendo en el desierto californiano. Se mete en las semifinales tras vencer a Kei Nishikori por 6-4 y 6-3 en 1 hora y 33 minutos de juego. El balear tuvo que volver a remontar, encarando un pésimo inicio en el que estuvo 1-3 y 15-40 abajo. Se sobrepuso de manera espléndida, con gran pegada y eso dejó muy tocado al japonés. Rafa vuelve por sus fueros y espera a Djokovic o Tsonga en semis.

El último precedente entre Nadal y Nishikori se había saldado con una clarísima victoria para el nipón. La primera que conseguía sobre Rafa. El de Shimane estaba dispuesto a repetirlo. Salió jugando larguísimo, con una profundidad que obligaba a Rafa a pegarlas casi de bote pronto, renunciando a irse demasiado lejos. El primer juego lo sacó el español a duras penas, echando mano del saque. Pero en su segundo servicio no pudo más. Nishikori dominaba a placer desde el fondo, él decidía siempre el devenir de los puntos. Cuando tocaba winner, cuando tocaba error.

El partido estaba cogiendo unos tintes muy preocupantes para el de Manacor. Con 1-3 tuvo que ver con el japonés disfrutaba de 15-40 y dejar casi sentenciada la primera manga. Pero fiel a su garra y su fe, aguantó, como hizo ante Zverev en octavos y aprovechó los fallos que también tuvo Nishikori para seguir vivo. Un punto de inflexión a todas luces.

A partir de ahí Rafa entró en el duelo. Su derecha fue más reconocible, más directa, más profunda. El japonés ya no mandaba con tanta claridad. El contrabreak llegó en ese siguiente juego. Nadal era Nadal por fin. Un partido nuevo daba comienzo. Uno en el que parecía volver a verse esa superioridad ante todo mental que el español siempre había tenido sobre el japonés. Con 5-4 y saque de Nishikori, Rafa vio la oportunidad y no la desperdició. Sacándose derechas paralelas marca de la casa que recordaban a su mejor versión, el balear ponía broche al primer set de una manera totalmente inesperada. Dos puntos había tenido el de Shimane para estar 4-1 y saque.

La segunda manga fue una continuación de la inercia que llevaba la primera. Rafa no quería soltar ya a su presa. Pronto hacía el segundo break consecutivo y cerrando para 3-0, ganando 5 juegos seguidos. Nishikori ya no hacía daño, Rafa le sacaba de pista continuamente con su derecha cruzada. Los restos del japonés no tenían la pegada del primer set. El manacorí gozó de hecho de opción para hacer una segunda rotura y ponerse 4-0. Aguantó Kei de milagro. Pero o mucho cambiaban las cosas o el dueño y señor del partido y el que iba a ganar el duelo iba a ser Rafa Nadal.

Y cambiaban. Nishikori era el que estaba al borde del colapso en el segundo set con una nueva bola de rotura para doble break del español. Salía de esa situación y a continuación rompía el saque del balear con un magnífico juego a base de palos de derecha y de revés desarbolando la posición de Rafa en el fondo. Se animaba Kei, demostrando que quería seguir en el partido, que tenía fe.

Lo increíble fue como se disolvió en el siguiente juego. Tras un primer punto muy bien jugado, se dedicó a errar una tras otra las bolas para entregarle en bandeja la rotura a Rafa y casi el partido. El balear añadió suspense al final con un 0-30 que amenazaba con alargar la contienda. Pero sirvió impecable tras ello y con decisión y ayuda también del japonés ponía el cierre a una magnífica de nuevo remontada, no tan agónica como ante Zverev pero más valiosa si cabe. A semis de Indian Wells por la puerta grande.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter