El fiscal de Cremona alerta de posibles nuevos casos de amaños

La BBC accede en esta ocasión a la información de Roberto Di Martino, fiscal de Cremona que investigó los casos de los italianos Daniele Bracciali y Potito Starace

Sin tiempo para apaciguar las aguas agitadas tras el doping de Maria Sharapova y los casos de amaños que avanzó la BBC a finales de enero, la propia cadena británica ha anunciado que Roberto Di Martino, fiscal italiano de Cremona, ha facilitado información sensible sobre amaños de partidos de tenis que involucraría a numerosos tenistas del top-50, entre ellos dos top-20. Di Martino habría instado a las autoridades (Unidad de Integridad del Tenis) a investigar los movimientos de estos jugadores.

De los 37 tenistas sobre los que el fiscal tiene sospechas o evidencias, 29 de ellos pertenecerían al top-50 de la ATP. La investigación estaría detrás de una organización mafiosa que en un principio sólo se habría dirigido para arreglar partidos a dos jugadores italianos (Starace y Bracciali). Sin embargo, el trabajo del fiscal habría destapado muchos más casos en los que estos 29 jugadores fueron abordados por este grupo criminal.

Todo se descubre a través de un caso de corrupción de partidos en el fútbol italiano, en el que Manlio Bruni ejercía de enlace para tentar a los jugadores. Requisado su ordenador personal, Di Martino encontró, entre sus archivos, diversas llamadas de skype en las que Bruni se pone en contacto con Daniele Bracciali y Potito Starace. La BBC, en su escrito, adjunta un video que recrea la conversación entre Bruni y Bracciali, en 2007:

Bracciali, en dicha conversación, no habría aceptado las condiciones, y posteriormente comentaría ante la justicia que nunca lo hizo y que simplemente, durante cuatro años le siguió el juego a Bruni, versión que no fue creída por el tribunal. Bruni, en el mismo proceso judicial, dijo que Bracciali no aceptó amañar sus partidos pero se mostró gentil para poner en contacto a Bruni con otros jugadores, entre ellos Potito Starace.

En ese ordenador, la policía encuentra hasta 30 partidos que intentaron ser amañados, destacando dos que el fiscal señala como evidentes de haber sido manipulados: un Starace - Brands de 2009, que Betfair se negó a validar por sospecha, y un Starace - Gimeno Traver, en 2011. Es en medio de toda esta investigación cuando Di Martino comienza a encontrar evidencias de jugadores no italianos, con dos miembros del top-20 entre ellos.

Llamadas con lenguaje en clave que evidenciarían operaciones ilegales, en las que se relataba cómo dos jugadores involucrados en amaños se podrían cruzar en determinado torneo, lo que chocaba con los intereses del grupo criminal que organizaba esta red de arreglos. Di Martino ha facilitado toda esta inforrmación a la TIU (Unidad de Integridad del Tenis) para que investiguen más a fondo estos casos. La TIU ha comunicado recientemente que está analizando toda la información para tomar medidas si los amaños se confirmaran.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes