“No hay ninguna evidencia científica de que el Mildronate mejore el rendimiento deportivo”

Miguel Cabezas, médico nutricionista molecular, estuvo en Planeta Tenis para hablar sobre el polémico dopaje de Maria Sharapova.

Para cerrar una semana donde el dopaje y la polémica han estado en todo momento encima de la mesa, Planeta Tenis decidió -y decidió bien- llevar este sábado a un médico especializado a las ondas de Radio Marca para conversar acerca de Maria Sharapova, del Mildronate y de la WADA, los tres pilares sobre los que se ha sustentado todo lo relacionado con el tenis a lo largo de estos días. Miguel Cabezas, nutricionista molecular, opinó sobre todos los temas que se expusieron en el programa y esto fue lo que dijo.

“La noticia es sorprendente por los pocos antecedentes que hay pero dibuja lo que es la realidad: la mayor parte de tenistas siguen las reglas de la WADA. Lo que realmente me sorprende es la molécula en la que da este positivo, el Mildronate. Mi posición es la misma que la de Jeff Tarango, su ex entrenador, es un error de su staff técnico-médico. A ella hay que darle el beneficio de la duda, los jugadores tienen que estar pendientes de entrenar, de los cordajes, del calzado, la táctica… y confiar en profesionales como yo o mejores que yo para que les hagamos esta función de recomendarles qué suplementación han de tomar para mejorar el rendimiento y sobre todo su status de salud, el objetivo principal de los que nos dedicamos a esto”.

Cabezas, que actualmente trabaja con los hermanos Granollers y Pere Riba, explicó en palabras de a pie qué es el famoso Mildroante. “Es una molécula que no está registrada en la Agencia Europea del Medicamento, tampoco en la FDA norteamericana, solo está registrada en Rusia. Es un medicamento con una indicación antianginosa, es decir, para tratar estados de infarto de miocardio (post-infartados) y lo que hace es mejorar la circulación sanguínea del corazón, le aporta oxigenación. Es importante señalar que no hay en la lista de la WADA (Agencia Mundial Antidopaje) ninguna otra molécula de este grupo terapéutico, de la misma familia, por lo que no hay evidencias científicas de que este fármaco mejor el rendimiento deportivo”, subraya el doctor.

“Sí que hay un efecto placebo, en todos los fármacos generalmente, pero bioquímicamente no hay ninguna evidencia. Si así fuese, la WADA hubiera incluido otras moléculas de esta familia a la lista de sustancias prohibidas, pero no lo ha hecho. Lo que ocurre con la WADA es que, en cuanto detecta un uso extensivo de alguna molécula lo incluye en un programa de seguimiento y lo puede llegar a prohibir como es el caso, pero no porque mejore el rendimiento deportivo, sino porque al estar su uso extendido es porque obviamente tiene efectos secundarios y, por lo tanto, para preservar la salud de los tenistas”, señala Cabezas.

¿Y es posible realmente que Sharapova no leyera ese correo de advertencia en su momento? Miguel responde: “La WADA publica cada octubre una lista de sustancias dopantes dentro del código que suelen ser once páginas, no cuesta más de tres minutos leerlas. Pero no solo publica esto, también una paginita que se lee en diez segundos, donde añade cuáles son la moléculas que se suman cada año. Esto debe ser una misión de su staff técnico, no de ella”, reitera.

“Quiero pensar que ella no tenía conocimiento de que estaba tomando una sustancia prohibida. Si lo tuviera, significa que es una persona que ya está jugando con fuego. Por mi experiencia particular, repito, que es debido a que tiene un equipo que no la asesora bien. Si yo veo que hay una sustancia que está en fase de seguimiento y luego está prohibida, entonces debes de dejar de recomendársela a tu jugador, porque si lo tomas las consecuencias son estas. Esto es lo que no se ha producido, ha sido una negligencia tremenda”, respondía el invitado a Nacho Mühlenberg y compañía.

Para finalizar, la pregunta más espinosa, ¿se dopan los tenistas profesionales con asiduidad? “Esto no lo sabemos, pero la inmensa mayoría no. No más de un 1% de los jugadores profesionales hacen tonterías respecto al dopaje. Hay muchísimos controles y si hubiera más positivos, pues saldrían. Esto está cambiando mucho, recordemos que la WADA se crea en 1999 y ofrece la primera lista en 2004”, sentenció el doctor Cabezas.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes