Vuelve el choque de titanes a la Copa Davis

Australia y Estados Unidos vuelven a verse las caras en la competición en la hierba de Kooyong. Entre ambas naciones cuentan 60 ensaladeras y 45 duelos directos.

Los dos gigantes históricos de la Copa Davis al fin vuelven a verse las caras. Lo hacen tras prácticamente 17 años sin hacerlo, en el que será el primer choque entre ambos del siglo XXI. El último se vivió en 1999 en suelo yankee, con motivo de la conmemoración del centenario de la competición. Entre ambas naciones albergan 60 ensaladeras y 45 enfrentamientos entre sí, siendo el duelo más repetido en la larguísima historia del torneo. Y no podía existir mejor escenario que el de Kooyong, antigua sede del Abierto de Australia, para acoger tan insigne eliminatoria. Además, será sobre hierba, lo que pone la guinda a este duelo con tanto sabor.

No es casualidad que estos dos titanes de la Copa Davis, las dos naciones más laureadas, no se hayan visto en tanto tiempo. La llegada del siglo XXI trajo consigo el declive y el fin de la dominación de ambas. Estados Unidos solo ha jugado dos finales en el nuevo siglo, ganando una de ellas, mientras que Australia ha disputado tres ganando una también. Luego han venido muchas derrotas en primera ronda, que en el caso de los oceánicos les ha sumido durante algún tiempo en el segundo escalafón de la competición, quedando fuera del Grupo Mundial.

De los 45 enfrentamientos que han dirimido, la friolera de 30 de ellos son finales. Jugaron 16 finales seguidas entre 1938 y 1959, sin tener en cuenta los años de II Guerra Mundial, en los que no hubo competición. El cara a cara está bastante igualado, siendo de 25-20 a favor del combinado americano. Como es lógico, la superficie que ha imperado ha sido la hierba, que ha protagonizado 36 de los 45 duelos. Los demás han sido: 4 en moqueta, 2 en cemento y 3 en tierra batida.

El choque número 37 en hierba se jugará en las instalaciones de Kooyong, como ya ocurriera en 1993, última vez que Australia ofició de local ante Estados Unidos. También era una primera ronda. Wally Masur y los ‘Woodies’ lideraban a Australia mientras que Brad Gilbert y David Wheaton lo hacían por el lado americano. Ese año el combinado oceánico arribaría la final donde caería con el potente conjunto alemán de Stich y Goellner.

En esta ocasión, los encargados de portar el peso de sus naciones son Nick Kyrgios y Bernard Tomic por el frente aussie y John Isner y Jack Sock por el frente yankee. Será la primera vez para Lleyton Hewitt como capitán de los oceánicos, tan solo un mes y medio después de colgar la raqueta. El capitán americano, Jim Courier, que lleva ya largo tiempo en el cargo, tendrá sus recuerdos de la última cita entre ambas naciones, ya que él fue uno de los que la disputó.

“Estamos cansados de perder en primera ronda”, ha comentado Jim Courier sobre el advenimiento del choque como recoge The Courier Mail (curiosa la coincidencia). Y es que Estados Unidos acumula dos derrotas a las primeras de cambio consecutivas (ambas ante Gran Bretaña), algo que escuece y mucho en un país que involucra enormemente a sus jugadores en la competición. “Es una ventaja para nosotros el haber pasado muchos días practicando en hierba. Aunque también hay que tener en cuenta la confianza con la que vendrán Bernie y Nick tras sus últimas semanas”, ha señalado.

Para Courier no hay duda de que este enfrentamiento representa la esencia de la Copa Davis, dos naciones que siempre han amado la competición. “Los jugadores de Estados Unidos están muy involucrados así como lo australianos. Puedes echar un vistazo a otros jugadores y jugadoras y ves que ese compromiso es menor. Hay que poner la Copa Davis y la Copa Federación en lo más alto de la lista de prioridades”, ha sentenciado.

La Copa Davis está de enhorabuena. Tras ganar una nación histórica como Gran Bretaña y con una figura de primer orden como Andy Murray en 2015, la primera ronda del Grupo Mundial de 2016 nos trae este duelo entre australianos y estadounidenses que es sin duda el paradigma de la competición. Naciones que ya no rigen los designios del tenis, no ejercen el control con mano de hierro, pero que conservan el amor y la entrega plena por el torneo de naciones más importante del deporte de la raqueta.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter