Wawrinka mantiene su idilio con las finales

Ocho años después, el campeón del ATP 500 de Dubái no se llama Federer o Djokovic. Su nombre es Stan Wawrinka, aunque también es suizo. El de Lausana se impuso en el duelo por el título a un Marcos Baghdatis (6-4, 7-6) que dejó escapar hasta cinco pelotas de set para forzar el tercer parcial. Se trata de la novena final consecutiva que consigue amarrar el suizo, alargando una racha que empezó a construir hace tres temporadas. Título número 13 en su palmarés -segundo del año tras Chennai- que le ayuda a alejarse un poco más de Nadal en la clasificación y afianzar su número cuatro del mundo.

Comentarios recientes