Así se convirtió Carlos Bernardes en juez árbitro de tenis

¿Cómo se hizo umpire uno de los árbitros más reconocidos del circuito? Hacemos un repaso a lo que ha sido la carrera de Bernardes.

Carlos Bernardes es uno de los árbitros más reconocidos del mundo del tenis. El brasileño es uno de los hombres que posee la categoría oro dentro de su profesión, algo sólo al alcance de 25 personas tal y como cuentan en TWU que han hecho un repaso a la carrera de Carlos contando cómo se convirtió en umpire, algo que puede servir de inspiración para muchos que puedan soñar con ser parte de una de las profesiones más exclusivas del mundo.

Un pequeño Carlos Bernardes solía jugar a tenis en su localidad natal, Sao Caetano. Aunque ese deporte no era precisamente algo al alcance tanto de su familia como la de sus amigos, esperaban a que el complejo deportivo cerrara para escalar una colina y colarse dentro en las horas en las que estaba cerrado. Así, podía practicar tenis en una de las pistas aunque no hubiera red, poniendo una cinta en su lugar. Cuentan en el artículo que un día, la encargada del centro pilló a los chicos intentando colarse y acabó invitándoles a entrar por la puerta principal.

Con 16 años, Bernardes tiene que ayudar en casa a traer dinero debido a la muerte de su padre. Comienza así a entrenar a niños pequeños enseñándoles cómo jugar a tenis. Un buen día, observa en un periódico un anuncio que le llama la atención. Comentan que se necesitan jueces de silla y no duda en apuntarse. Con el paso del tiempo, Carlos lo hacía tan bien que la Federación brasileña le llegó a pedir incluso que lo hiciera de manera profesional. El brasileño puso en una balanza el poder estar junto a su familia como hasta ahora, enseñando a niños en su ciudad y siendo juez de silla en otros ratos o el poder dedicarse de lleno a este trabajo, viajando por todo el mundo y pudiendo conseguir mucho más dinero del que ganaba hasta ahora. No dudó en convertirse en árbitro profesional.

El primer torneo profesional de Carlos fue en Copa Federación, a finales de los años 80, desde entonces, su carrera ha sido meteórica. Ha participado en infinidad de torneos importantes, así como en finales de Grand Slam o en Olimpiadas. Es habitual ver a Bernardes hoy en día en todos los torneos importantes del circuito y su amor por el tenis es tal que es común verle en la grada observando otros partidos en sus ratos libres cuando no debe de arbitrar un encuentro.

Carlos es también conocido por los rifirrafes que ha tenido con Rafa Nadal en los últimos años. Cómo olvidar aquella discusión durante la Copa de Maestros de 2010 en la que Rafa amagó con no jugar más.

O la pelea entre los dos el año pasado en Rio que acabó con Nadal cumpliendo su amenaza en la que decía que iba a pedir que no le arbitraran más. Bernardes no volvería a pitar a Rafa en todo lo que quedaba de año.

Convertirse en árbitro profesional de tenis no es algo sencillo, no es algo a lo que puedas aplicar mandando tu CV sino que es algo fruto de tu amor por el tenis y un poco de la suerte de estar en el momento adecuado en el lugar correcto. En los últimos años, hemos podido entrevistar a Félix Torralba, único juez de silla español en categoría oro en estos momentos, y a Eva Asderaki, dos árbitros que nos acercaron cómo viven ellos otra parte del tenis, poco conocida para el público.

Comentarios recientes