Rafa Nadal: “A veces se necesita un poquito de suerte”

La suerte ha sido el último factor al que se ha agarrado Nadal tras su derrota en Río. “Sólo la tiene el que juega mejor y supongo que hoy no he sido yo”.

Un nuevo tropiezo en un camino marcado por el esfuerzo y la ausencia de alegrías. El arranque de 2016 en la vida de Rafael Nadal no está siendo como todos esperábamos, como él mismo esperaba. Dejando grandes sensaciones a finales del año pasado, esa tendencia parece haberse esfumado tras caídas ante Verdasco, Thiem o anoche mismo frente a Pablo Cuevas en las semifinales del Río Open. De nuevo sobre tierra batida, su superficie fetiche, esa en la que era invencible hace no mucho tiempo. Así explica la situación el balear.

"Pablo es un gran jugador sobre pista de tierra especialmente, un jugador muy peligroso. Le felicito por la victoria porque jugó un muy buen partido. Tanto al final del segundo set como todo el tercero ha sacado muy bien", afirma Nadal acerca de un rival que nunca antes la había ganado y que en Brasil, gracias a un gran nivel de juego, pudo por fin amarrar ese primer triunfo ante el rey de la tierra batida.

Segunda parada del calendario sobre arcilla y segunda decepción ante un tenista de menor ranking y en la misma ronda. "Yo he luchado hasta el final pero no pudo ser. Me voy con la tranquilidad de haber hecho todo lo posible pero me ha faltado un poco de tranquilidad y convicción en según qué momentos. La verdad que es una pena porque tuvo oportunidades tanto en las semifinales de Buenos Aires, con match point, como aquí en Río que también he estado cerca de ganar".

"Cuando alguien pierde en dos semanas seguidas, ambas con opciones de llegar a la final, con opciones de haber podido ganar dos títulos y pierdes las dos en semifinales pese a tener buenas opciones, está claro que el sabor de boca que te deja no es bueno", asiente un Rafa al que se le resiste esa final número cien de su carrera y que ya se propone como próximo objetivo los torneos Masters 1000 de Indian Wells y Miami.

Los cambios siguen sin llegar, ni fuera dentro de la pista, pero Nadal no lo deja de intentar. "Luché hasta el final, creo que a nivel mental estuve bien, sobre todo en el aspecto de aceptar las dificultades y de lucha. Después me ha faltado ese poquito de convicción en algunos momentos importantes. Llevo tres partidos perdiendo de manera consecutiva estando a muy pocos puntos de ganar, tanto en Australia, en Buenos Aires como aquí... a veces un poquito de suerte viene bien aunque no creo en ella. La suerte normalmente la tiene el que lo hace mejor y supongo que no habré sido yo", concluyó el español totalmente abatido tras la derrota.

Comentarios recientes