Cuando en tu debut en torneo oficial derrotas a un top 10

Contamos la hazaña de Thiago Monteiro que en su primer encuentro oficial en torneo ATP derrotó al número 9 del mundo, el francés Jo-Wilfried Tsonga.

Cuando saltan a pista Thiago Monteiro y Jo-Wilfried Tsonga, muchos pensaban que este encuentro iba a ser un mero trámite para el número 9 del mundo en su debut del Rio Open. Al otro lado de la red tenía a un debutante en torneo oficial, de sólo 21 años, 338º del mundo y que había sido invitado por la organización. Este brasileño nacido en Fortaleza iba a convertirse en protagonista de una de las victorias más sorprendentes de los últimos tiempos.

El francés no es un tenista especialista sobre tierra batida a pesar de que haya logrado buenos resultados jugando en casa, Roland Garros, pero se ve superior ante su rival, que comienza el encuentro con rostro serio, nervioso por hacer su debut en torneo oficial en casa, ante los suyos y frente a un top 10. El partido vino contraprogramado por las lluvias por lo que había que salir muy concentrado para no despistarse y eso fue precisamente lo que hizo Monteiro que empezó a mil por hora, metiendo un ritmo altísimo de bola con su zurda mientras que Tsonga sufría por el excesivo calor y humedad de Rio.

Comenzó pegando Thiago que se apuntaba la primera manga a su favor por 6-3 para sorpresa de todos los presentes. El francés se recompuso y sacó fuerzas de valor para igualar la contienda por 6-3 y dejó a todo el público local sin demasiadas esperanzas de ver a uno de los suyos pasar de ronda y hacer historia. Fue entonces cuando Tsonga empieza a resentirse de la rodilla y vuelve a bajar su nivel. El calor tampoco le estaba ayudando. Batallar en un terreno contra un local bajo unas condiciones a las que él está mucho más acostumbrado que tú empezó a notarse en esta manga decisiva en la que Jo permitió demasiados errores ante un rival muy correoso desde el fondo.

En el noveno juego, Monteiro rompe a Tsonga y se va al banquillo con la responsabilidad de sacar a continuación para derrotar al francés. Salta a pista con el corazón a mil y bajo los ánimos de la grada. Comienza tibio el juego a su saque. Thiago traga saliva cuando se ve 0-30 abajo pero saca fuerzas para darle la vuelta al marcador y ponerse con una bola de partido que acaba salvando el francés. Monteiro logra una segunda que esta vez sí supondría su victoria y pase a la siguiente ronda. El brasileño se tiró al suelo mirando al cielo de Rio, casi como si hubiera ganado Roland Garros y se ponía las manos en la cara, casi como si no creyera lo que acababa de ocurrir.

"Estoy muy feliz, no tengo mucho que decir. Simplemente, ocurrió", comentó un muy emocionado Monteiro tras el encuentro. "Hacía mucha calor, creo que él se resintió por esto", añadía el brasileño, que tuvo claro que nunca iba a bajar los brazos ante todo un top 10 como Tsonga. "No dejé en ningún momento de creer en mí. Esa fue mi estrategia, creer", sentenció.

Y es que eso es precisamente lo más importante, no sólo en el tenis, sino en la vida: creer. Cuando crees en ti mismo, uno es capaz de lograr lo que sea y este joven brasileño no podía tener mejor debut en un torneo oficial que derrotando a todo un tenista como Jo. Thiago Monteiro no tiene ni foto ni biografía en el perfil oficial de la ATP pero seguro que dentro de poco esto cambiará.

Su próximo rival, el uruguayo Pablo Cuevas, debe saber que se enfrentará ante un tenista con la moral por las nubes, que no tiene miedo a nada y que además de las diferentes armas que pueda tener con su raqueta en una pista de tenis dispone otra que es mucho más peligrosa que las demás: una gran creencia en sí mismo. Bravo por él.

Comentarios recientes