Àlex Corretja: “Fui un jugador que suplí la falta de potencia con la astucia y la picardía”

El catalán repasa parte de su carrera como tenista, comenta su visión del tenis moderno y desvela secretos personales de su faceta como jugador.

Àlex Corretja es una de las voces autorizadas del tenis a nivel español y mundial. El ex número dos del mundo, campeón de la Copa de Maestros en 1998 y ex capitán de Copa Davis de España, entre otras cosas, habló para Ciudad de la Raqueta sobre cómo varió el tenis de su época al actual, lo que aprendió al disputar más partidos en pista rápida y cómo fue capaz de aplicar nuevos conceptos, potenciar sus fortalezas y minimizar sus carencias.

“Creo que fui una persona que supo evolucionar en diferentes superficies”, comenta Corretja, tenista que fue capaz de ganar la Copa de Maestros en pista dura e indoor y que llegó a ser un jugador muy competitivo en una superficie como la rápida, que no era su predilecta. “Aposté en su momento por la pista rápida porque me di cuenta de lo importante que era dentro del circuito”, apunta el catalán.

Corretja cree que vivió un “punto de inflexión” en uno de los partidos más recordados de su carrera: aquel del año 1996 en el que perdió con Pete Sampras en cuartos de final del US Open habiendo tenido punto de partido a favor. “En ese momento, se me abrió la opción y la posibilidad de hacer buenos resultados en pista rápida. Yo me consideraba un jugador inteligente, que leía bien el partido desde el punto de vista táctico aunque me faltaba potencia. Empecé a jugar mejor en rápida y en el 98 gané el Master”, comenta.

El ex número dos del mundo es consciente que la potencia en sus golpes nunca fue su fuerte, pero supo aplicar nuevos conceptos y leer bien el tenis de sus rivales y el propio para potenciar sus virtudes. Parte de esta ‘culpa’ la tuvieron sus entrenadores, que le inculcaron lo que era la táctica y la visión del juego. “Fui siempre un jugador que suplía la falta de potencia con astucia y picardía en la pista”, analiza el hombre que cree que, a pesar de que “el tenis es tenis”, el deporte ha ido variando con el paso de los años.

“El tenis ha cambiado mucho. Hay menos táctica, menos orden, pero al mismo tiempo, tenistas con más de 30 años están jugando muy bien ahora. El tenis sigue siendo tenis”, sostiene.

Corretja, uno de los personajes tenísticos más queridos por los aficionados, piensa que se ganó el cariño del público, entre otras cosas porque “siempre fui buen compañero, entregado al público y muy agradecido a los fans, los sponsors...Creo que tuve una carrera correcta”.

Comentarios recientes