Carla cierra un sábado perfecto

España cierra la primera jornada ante Serbia con un contundente 0-2 en el marcador tras las victorias de Garbiñe y de Carla Suárez.

La victoria de Garbiñe Muguruza en primera instancia fue correspondida minutos después por Carla Suárez y su triunfo (6-4, 6-2) ante la número uno del conjunto serbio, Jelena Jankovic. La jugadora canaria supo apretar los dientes en los momentos de máxima tensión para luego navegar pausadamente en la segunda manga hasta un 0-2 que pone a España al borde del playoff para volver al Grupo Mundial de la FedCup.

Entrar a pista sabiendo que tu país ya marcha 0-1 arriba te da esta tranquilidad necesaria para apartar ligeramente la presión sobre tus hombros. Pese a ello, Carla Suárez sabía que el reto que tenía al otro lado de la red no era nada sencillo. Una jugadora veterana como Jelena Jankovic, ex número uno del mundo, finalista de Grand Slam y finalista de Copa Federación. Alguien así siempre va a dar problemas, unos apuros que si se solventar en el momento adecuado, la mitad de la partida está ganada.

La primera manga fue una locura repleta de rupturas a favor de una jugadora y de otra pero con un gran nivel de tenis sobre el cemento de Kraljevo. La serbia ponía tierra de por medio constantemente pero la española se reenganchaba inmediatamente al partido con un contrabreak. Así hasta que con 4-5 para la canaria, Jankovic sirvió para igualar la contienda pero se encontró con un elemento con el que no contaba este sábado: un revés extraordinario. Conchita se lo decía muy claro desde el banquillo: “Mandas tú”. Y así fue como con un resto de escándalo el parcial inicial fue a parar a las arcas del equipo visitante.

Lo complicado ya había pasado, ahora faltaba ejecutar aquel duelo en la reanudación. Allí fue donde la octava mejor raqueta del mundo sacó todo su brillo y bailó sobre la pista a una jugadora de la que ya solo queda el reflejo de su ya extinta grandeza. El revés golpeaba a la balcánica una y otra vez, obligándole a cometer innumerables errores no forzados o, peor todavía, a conformarse con ver pasar la pelota sin apenas reacción. Hubo dudas al cerrar el partido, pero el daño ya estaba hecho. Ahora Garbiñe vuelve a tener la pelota en su tejado para amarrar el último punto que le hace falta a España para cerrar esta serie.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes