David Ferrer se da un festín

El alicantino David Ferrer abrocha su pase a octavos de final después de completar un fantástico encuentro ante el estadounidense Steve Johnson (6-1 6-4 6-4)

Steve Johnson vio pasar un cometa. Reencontrado con la mejor versión de sí mismo, David Ferrer construyó un partido prácticamente perfecto, poniendo en práctica la superioridad imperante entre ambos y dejando un sabor de boca inmejorable para afrontar el duro enfrentamiento que tendrá ante John Isner. Desde la contra y sobre todo, desde su impresionante ritmo de piernas, el valenciano completó un encuentro fantástico, con buenos porcentajes al servicio, muy sólido en los intercambios, rapídisimo para encontrar su derecha y sin regalar apenas un tramo del choque que cerró por 6-1 6-4 y 6-4.

Al servicio y desde la devolución, siendo agredido o buscando el punto desde su desequilibrio, David fue un vendaval. Aprovechando las condiciones, con viento racheado, 'Ferru' labró una victoria de sensaciones inmejorables. Las piernas estuvieron a su máximo rendimiento, secreto físico que permite al número 8 del mundo poder estar siempre cerca de la pelota, golpearla con tiempo y poner a defender al rival entre paralelos e invertidas. Johnson se vio siempre a merced posicional y ni siquiera su revés cortado pudo inquietar a David, que flexionó una y otra vez como en el mejor de los entrenamientos, para dictar sobre cualquier pelota.

El norteamericano se desesperó, y de qué manera, con su servicio. Su arma más evidente fue leída y devuelta con una intuición y velocidad de manos propia de uno de los mejores restadores del panorama. Desde ahí afianzó el español la primera marcha de su planteamiento. Una y otra vez se encontraba con el primer servicio de Johnson para quitarle la iniciativa y comenzar a danzar, encontrando espacios en las cuatro esquinas, las más profundas y las más anguladas.

Con su servicio la tónica fue aún mejor para los intereses de David. De los 68 puntos que Steve afrontó desde la devolución, únicamente ganó 15, un 22% que enlaza sobremanera con el marcador final. Encontrado el ritmo físico y tenístico, Ferrer competirá cn total garantías ante John Isner, en lo que aparece como otra notable cita de octavos, visto el nivel del de Greensboro ante Feliciano López. Duelo de estilos por un puesto en cuartos.

Comentarios recientes