Un viaje al corazón y la mente de Djokovic

Novak Djokovic abre su corazón en esta maravillosa entrevista y nos acompaña en un viaje por sus sentimientos, sus pensamientos y sus vivencias. Imperdible.

Novak Djokovic ha trabajado mucho la fortaleza mental en los últimos años, sobre todo desde la llegada de Boris Becker a su equipo. Tal es la mejora del serbio en este campo que se podría llegar incluso a decir que ha superado al propio Rafael Nadal, el guerrero mental por excelencia. A lo largo de este artículo, el lector sentirá que viaja por la mente y el corazón de Djokovic. Sin turbulencias. Un recorrido plácido, sereno. Todo gracias al medio Apertura.

Nole se caracteriza en muchas ocasiones por ser capaz de salvar muchos puntos de break en contra. Sin ir más lejos, a Roger Federer le dejó convertir únicamente 1 de 7 en la final de Wimbledon y 4 de 23 en el US Open. De otra galaxia. ¿Cómo afronta internamente Novak un momento tan tenso como una oportunidad de quiebre en contra?. "Lo primordial en ese instante es asegurarte de que estás en el presente en ese momento. Tienes que concentrarte en lo que vas a hacer. Únicamente en eso. Para llegar a ese estado de concentración tienes que tener mucha experiencia y fuerza mental. No es algo con lo que uno nazca, pero sí se puede entrenar", explica el número 1 del mundo.

"Creo que la mitad de cualquier victoria en un encuentro ocurre antes de pisar la pista. Si no crees en ti mismo, el miedo acaba por dominarte", asegura un Djokovic que reconoce pasar miedo también en la cancha. "Todos sentimos miedo. Sin duda. No confío en aquél que dice que no lo siente. Pero el miedo es como una nube pasajera. Cuando pasa, el cielo se despeja", añade.

El periodista de Apertura, Peter Aspden, tiene la suerte de poder compartir junto al serbio momentos personales y poder conocer mejor a Djokovic. En su avión privado, mientras comparten sushi sentados en asientos de cuero, conversan tranquilamente. "Después de la final del US Open, estuve unos 10 u 11 días sin coger una raqueta. Es el tiempo máximo que me llevo sin jugar a tenis", admite. "Necesitaba ese tiempo para mí. Necesitaba olvidarme de la raqueta y coger en brazos a mi hijo. Había tenido un año muy difícil".

Una persona que marcó la vida y la carrera de Novak fue Jelena Gencic. Ella fue la primera mujer que le dio la oportunidad de coger una raqueta. Un pequeñísimo Nole se acercó a las pistas de tenis donde Jelena entrenaba a otros niños y se quedó maravillado. Gencic le preguntó si quería jugar y el resto, es historia. Aspden le pregunta qué hubiera sido de él si no hubiera coincidido con Gencic en su vida. "No me gustan los '¿Y si...?'. Creo que todo pasa por algo. Hacerte preguntas de ese tipo sólo puede complicarte la vida", responde.

Viajar por la mente de Djokovic es viajar por un camino sereno de paz. Por un camino pulcro de un hombre fiel a sí mismo, responsable. Que sabe lo que quiere y no se sale de la línea. Vive en armonía con sus principios. Y le gusta. Y lo disfruta. "Me gusta pegarle a la pelota", contesta a qué le motiva seguir jugando a tenis. "Hay jugadores que no tienen la motivación necesaria. No me hace falta hablar con ellos para saberlo. Lo veo, pero no les juzgo. Respeto completamente la libertad de elección de cada persona. Si a ellos les parece bien eso...", declara. A Novak no le pesa la losa de modelo a seguir para muchos jóvenes. "Eso me da fuera y energía. Es un privilegio increíble para mí".

Igor Cetojevic es otra persona importante en la carrera de Nole. Igor es un médico que vio por televisión cómo el tenista sufría de falta de respiración continua durante sus partidos. Un día, pudieron conocerse y le explicó a qué se debía eso: su alimentación. Eliminó por completo el gluten de su dieta y el cambio fue radical. "Pensaba que ya comía sano porque no me alimentaba de comida basura, gaseosas o alcohol pero me di cuenta que el gluten estaba en todos lados", comenta el serbio, que perdió cuatro kilos pero que gracias a eso sintió que tenía más energía que nunca. Djokovic vigila todo lo que se lleva a la boca. Siempre. "Respeto siempre todo lo que pongo en mi plato. El 50% de lo que como es crudo", señala.

¿Cómo será el futuro del tenis para Nole? "Yo también estuve preocupado por nuestro deporte. Veía a jóvenes mostrando potencial pero no maduraban. La gente ama a Roger y a Rafa, pero sus días se terminarán al igual que los míos. Pero creo que en los últimos dos años hemos visto a estrellas con gran futuro como Kyrgios y Coric". ¿Kyrgios no es ese australiano que hace comentarios de las novias de sus rivales en pista? Le pregunta el periodista. "Sí, pero en el fondo creo que es un buen chico. Tiene una crisis de identidad y todavía está tratando de afianzarse. Charlé con él en Nueva York y le dije que yo también le critiqué por eso que hizo. Quería decírselo a la cara. Le conté que yo también sufrí por cosas similares, por malas palabras. No a ese extremo, pero que toda era una experiencia valiosa. Le dije que cuando quisiera hablar conmigo le podría ayudar. A veces entrenamos juntos y hablamos. Es un gran tipo", confiesa Djokovic.

El viaje se va acabando. El avión está por aterrizar y la conversación entre los dos va llegando a su fin. No pueden dejar pasar por alto la guerra de Kosovo y cómo vivió en primera persona el horror de la guerra y cómo caía día tras día bombas sobre su ciudad. "Mi familia y yo corríamos peligro a cada momento. La OTAN mató a muchos inocentes sin motivos. Esas vidas perdidas me hicieron mentalmente más fuerte y ser la persona que soy hoy día. Siempre los tengo en mi corazón. Sólo queda avanzar, perdonas y usar esa experiencia como refuerzo positivo", expresa, acabando con una frase muy profunda. "Si consigues canalizarlo del modo correcto, el miedo se convierte en fuerza".

Y como si de un sueño se tratara, la entrevista llega a su fin y te queda el regusto de haber disfrutado algo genial y te quedas con ganas de conocer más. Mientras llega más, tendremos que seguir intentando aprovechar cada segundo que Novak, Roger y Rafa sigan coincidiendo sobre una pista de tenis.

Comentarios recientes