Hingis: "Seguiré jugando mientras disfrute; ganar ayuda a no parar"

En una reciente entrevista, Martina Hingis afirma también que "si pudiera, volvería a jugar la final de Roland Garros de 1999", el peor momento de su carrera

Reciente campeona en Brisbane, Martina Hingis, junto a su inseparable Sania Mirza, acumula seis torneos consecutivos sin conocer la derrota, empezando la temporada igual de triunfal que la anteior. Siendo de nuevo máxima actualidad, fue recientemente entrevista por el suplemento 'Marca Plus', donde repasó los momentos más importantes de su carrera y cómo surgió el volver a las pistas.

Su retirada no está cerca ni los Juegos Olímpicos significarán su final. Sólo quiere seguir disfrutando. "No tengo ninguna meta en concreto. Seguiré jugando si sigo disfrutando con el tenis. Obviamente ganar ayuda a no querer parar. Con Sania tengo muy buena relación, tanto fuera como dentro de la pista. Así es más fácil aguantar tantas semanas de viajes y torneos".

¿Por qué volvió Martina? "Decidí volver porque disfruto con el tenis. Cuando ejercía de entrenadora, creía que aún podía dar el nivel suficiente en el circuito. Sabine Lisicki me pidió jugar con ella en Indian Wells y Miami. Ganamos en Miami, así que decidí que era buena idea jugar de nuevo como profesional".

Hingis, que ha conocido dos circuitos bien distintos, con la frontera del 2000 como singular paso de la construcción y la variedad hacia la potencia. "La diferencia es que ahora se juega más fuerte. Los materiales favorecen jugar más potente y las chicas cada día son más grandes y fuertes físicamente". De las de ahora, la helvética destaca a tres jugadoras como sus predilectas. "Belinda Bencic, Garbiñe Muguruza y Petra Kvitova".

Preguntada por un momento concreto de su trayectoria, Hingis no destaca ningún título. "Es difícil quedarse con un solo momento. Seguramente el ser elegida en el Hall of Fame, en 2013, porque de alguna manera es el reconocimiento a toda una carrera". El peor, como era de esperar, fue la final que tuvo en su mano, en 1999. "El peor, la final de Roland Garros de 1999, ante Steffi Graf. Si pudiera volver atrás, me gustaría jugar de nuevo ese partido".

Por último destaca lo más importante a la hora de ser entrenadora, algo que seguramente retome en el futuro. "Cuando empecé a ejercer, aprendía que lo más importante es ser una buena psicóloga para la jugadora a la que entrenas. Eso es lo principal, más que cualquier otra cosa. Cuando me retire, me gustaría seguir ligada al tenis y quizás vuelva a ser entrenadora".

Calendario ATP/WTA

Calendario ATP 2021

Comentarios recientes