Federer, sin sudar a la final

El suizo despacha rápidamente a Dominic Thiem y disputará de nuevo la final ante el canadiense Milos Raonic. ‘Déjà Vu’ en Brisbane.

Roger Federer tuvo un encuentro plácido en semifinales del ATP 250 de Brisbane ante un Dominic Thiem que se vio superado claramente por la situación y por su rival (6-1, 6-4). En apenas 22 minutos de reloj, el suizo ya se había apuntado la primera manga y tan solo tuvo que ir remando entre las aguas australianas para alcanzar la final número 136 de su carrera, la tercera consecutiva en el torneo oceánico.

Sin duda fue la mejor versión de Roger durante toda la semana, aunque quizá el rival dejara algo que desear en cuanto a competitividad y oficio. Era la primera que se enfrentaban y eso, sumado a los más de diez años de diferencia de edad que existen entre ambos, se hace notar de cara a la galería. Federer se divertía y demostraba lo fresco de piernas que empieza siempre cada temporada, corriendo de un lado a otro de la pista y apuntando milimétricamente los disparos con su derecha. Incluso lució con su ‘peor’ golpe en ese duelo de reveses ante el austriaco.

Pero lo dicho, aquel partido se fue enfriando lentamente por la ausencia de pela. Uno dominaba sin dificultad y el otro intentaba no ahogarse antes de tiempo. En la grada, Ivan Ljubicic observaba la jugada sabiendo que su ex pupilo, Milos Raonic, ya esperaba en la gran final del domingo. Allí donde él lo había llevado justo hace doce meses, ahora sería el que debería quitarle el privilegio de conquistar Brisbane por primera vez. Apretó Federer en el segundo set justo en el momento exacto y los contendientes se saludaron calurosamente en la red. No fue el momento ni el lugar para Thiem, quien seguro que repasará pausadamente todos los errores impropios que su tenis mostró durante una jornada negra.

Como siempre que hablamos de Federer, toca también hablar de datos y es que el helvético, nada más entrar a pista, estaba calentando el partido 1.300 de su carrera como profesional, tercera marca histórica tras Lendl (1310) y Connors (1532). Más tarde, tras el triunfo, Roger se convirtió en el hombre con más finales en ATP 250, un total de 33 que deshacen el empate con Roddick y Muster. Mañana habrá un emocionante duelo en Brisbane con las mismas piezas que en 2015 pero ordenadas de manera distinta. No tegan ninguna duda, mañana la final pasa por las manos de Ljubicic.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes