Nadal luchará por el título en Doha

El español Rafael Nadal bate al ucraniano Illya Marchenko en dos sets (6-3 6-4), y buscará su tercer título en el certamen qatarí. Espera por Berdych o Djokovic

Rafael Nadal jugará su 3ª final en Doha, la 99ª de su trayectoria profesional, buscando su 68ª título, tras doblegar al ucraniano Illya Marchenko en dos cómodas mangas (6-3 6-4). El número 5 del mundo construyó un partido muy apacible, sin ningún apuro y con la seguridad deseada, ante un Marchenko mucho más descalibrado que a lo largo de sus victorias previas. Nadal contempló los problemas de su rival y desde su servicio y su inherente consistencia, consiguió su billete a la última ronda en este primer torneo del año.

Nadal arrancó el encuentro como ante Kuznetsov y Haase, con break arriba y 3-0 de ventaja. El español no afrontó bolas de rotura en toda la primera manga y desde el primer momento, aún sin tener choques previos ante Marchenko, circunstancia siempre valorada por los jugadores, supo reconocer las particularidades de su juego y crear una estrategia acorde. Con bolas altas sobre el revés y mucho revés con slice, Nadal contuvo la frontalidad de la propuesta de Marchenko, mucho más desenfocado que en sus victorias previas.

Al resto, Illya no encontró nunca la manera de descifrar el primero de Rafa ni de atacar su segundo. El balear ganó todos los puntos que jugó con el primero (14 de 14) y con una de las cuatro bolas de break de que dispuso, avanzó firme y sin frenos hacia la consecución del parcial. En los golpes de fondo volvió a quedar algo descompensado en términos de profundidad pero demostró nuevamente una movilidad y actitud notable para encontrarse muchas veces con su drive. Sigue Rafa en esa búsqueda de dominar como antaño, llegando a la pelota con tiempo para conectar más y más derechas dentro de pista; su esquema de toda la vida.

En la segunda manga, Marchenko apenas encontró mejoría ni atrevimiento para forzar las cosas. El servicio de Nadal siguió sin verse comprometido, y desde el fondo, algo más parado que en los comienzos del choque, vio pasar el encuentro sin dificultades. El partido cayó en cierta monotonía, acercándose inexorablemente hacia los intereses del español. Sin pérdida de concentración, no pasaron cosas, una circunstancia que enlaza con la versión más reconocible para Nadal. El español espera en la final al ganador del duelo entre Novak Djokovic y Tomas Berdych, en el primer gran duelo que tendrá el manacorense en 2015, ante el primer top-10 de la temporada oficial.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes