Novak Djokovic ni se despeina

El serbio batió a Fernando Verdasco en dos mangas, continúa a otro nivel y ya sacó billete para los cuartos de Final del ATP 250 de Qatar. ¿Quién lo para?

Novak Djokovic, primer preclasificado del cuadro, se desprendió con facilidad de Fernando Verdasco por 6-2, 6-2 en una hora y 10 minutos de juego y se clasificó para los cuartos de final del ATP 250 que se disputa en Doha. Djokovic completó un partido muy serio, sin errores y con una tenis sólido desde el fondo de pista. En cambio, Verdasco se vio atosigado por el tenis de su oponente, se llenó de errores no forzados y tuvo que luchar mentalmente contra sí mismo para no perder el rumbo. Lo que Fernando no retuvo fue el encuentro.

El español comenzó con ímpetu, garra e intensidad en su golpes. El camino para intentar bajar a la tierra al extraterrestre es, desde hace tiempo, una tarea casi imposible. Hay que alcanzar la perfección, rozar la maestría y estar iluminado. En definitiva, tener el día y estar tocado por la varita. Y como si fuera poco, esperar a que el serbio baje su rendimiento. Sin embargo, nada de esto pasó hoy en Doha.

El madrileño, que intentaba arriesgar y poner en aprietos al número uno del mundo, se veía obligado a forzar en sus tiros. Buscó los ganadores (conectó siete), pero se le dispararon los errores no forzados: 17 en apenas ocho juegos. Esto, sumado a que Djokovic era una paredón absoluto, hizo que en apenas 32 minutos el número uno del mundo se quedara con la primera manga por 6-2.

Desde el fondo de pista no hubo color entre un tenista y otro. El serbio se quedó con la gran mayoría de intercambios desde la línea de base. Se hizo fuerte desde el fondo y esto mermó las chances del español. En la segunda manga se igualó algo el partido, pero hasta el punto que Djokovic dijo basta y rompió cuando tenía que hacerlo, siguiendo el guion del primer set. 6-2, 6-2 en el marcador, tranquilidad absoluta para Djokovic y un partido más para el bolsillo.

Sin mucha historia, el número uno del mundo sigue intratable y Verdasco, con 37 errores no forzados, ayudó para que Djokovic apenas sudara. En cuartos de final, el hombre que aspira a todo en 2016 chocará con el argentino Leo Mayer. ¿Quién para al extraterrestre?

Comentarios recientes