Se busca un Community Manager para el circuito ATP y WTA

DEBATE| ¿Por qué hay tantas diferencias en la presencia de los torneos en las redes sociales? ¿Debería imponerse un estándar desde la ATP y la WTA?

Arranca la temporada tenística 2016 y lo hace entre otros lugares en la ciudad australiana de Brisbane. Esta enclave acoge desde 2009 un torneo tanto ATP como WTA. Rápidamente se ha posicionado como un evento innovador, moderno y muy activo en las redes sociales. Todo un ejemplo de cómo consolidar un torneo joven, enmarcado dentro de la crucial aunque breve gira de preparación del Abierto de Australia. Canal de YouTube propio con multitud de contenidos, gran actividad en Twitter, Facebook, etc…Brisbane está, y nunca mejor dicho, en las antípodas de muchos de los torneos que conforman el calendario masculino y femenino. ¿Deben permitirse unas diferencias tan acusadas? ¿Es momento de que la ATP, la WTA y la ITF tomen cartas en el asunto e impongan algún estándar?

Estando como estamos, plenamente inmersos en el siglo XXI, con las enormes posibilidades comunicativas de las que gozamos todos, salta como poco a la vista que todavía haya entidades, en este caso eventos tenísticos, que no sepan aprovechar las innumerables ventajas que el uso de las redes sociales tienen. Son una excelente plataforma de publicidad, de feedback con los aficionados, de punto de referencia en definitiva para todo aquel que esté interesado en seguir determinado torneo.

Volviendo a Brisbane, si uno echa un vistazo rápido a su canal de YouTube comprobará lo bien que están trabajando las redes sociales. O al menos, trabajando a secas. Esto genera una gran visibilidad para el espectador, que aumente su interés por seguir el evento e incluso que participe del mismo comentando y aportando sus pensamientos e impresiones. Lo mismo ocurre con el torneo que sucede en el calendario australiano a Brisbane, el ATP/WTA de Sydney. Trabajan todas las plataformas proporcionando una adecuada cobertura del evento.

Luego está la otra cara de la raqueta, la de los torneos que se mantienen reacios a explotar en toda su dimensión las redes sociales. Navegando por los eventos que preceden al Abierto de Australia vemos que carecen de canal de YouTube y por tanto de la posibilidad de colgar resúmenes de partidos, puntos curiosos, ruedas de prensa y demás, los torneos de Doha, Auckland y Shenzhen. Mientras que sí disponen de él Brisbane, Chennai, Sydney y Hobart. El que se disputa esta semana en la ciudad china de Shenzhen de hecho carece de cualquier tipo de red social. Alucinante.

Los organismos que están por encima de todos los torneos que configuran el calendario tenístico, esto es ATP, WTA e ITF, tendrían que empezar a hacer algo al respecto. Tienen potestad como poseedores de los derechos en primera instancia de los eventos. Y deberían utilizarla ya y así poner más uniformidad en la presencia de estos en las redes sociales. Estos mismos organismos, que se encargan de poner, quitar y mover torneos en función de la viabilidad económica de los mismos no parecen estar tan preocupados de su visibilidad y capacidad comunicativa cuando en algunos casos, como ya hemos comentado, la carencia al respecto es asombrosa.

La idea hoy en día y la política que se debería seguir a mi juicio es la de facilitar los contenidos y el intercambio de información, no la de dificultarlos. Que los torneos sean rentables económicamente es algo lógico, que se llenen las pistas o que las audiencias sean buenas también. Pero muchos eventos se están perdiendo una parte del pastel que cada día es más grande. Si por motivos de desinformación u otros no les interesa esta apertura, la ATP, la WTA y la ITF deben estar para corregir eso y establecer un mínimo, un estándar de contenidos.

Otros organismos como la NBA en Estados Unidos se han posicionado claramente a favor de la difusión y no de la restricción. Me viene también a la mente el caso del fútbol inglés, donde la mayoría de clubes poseen portales con una política de contenidos estandarizados y que aseguran a los aficionados y medios unos niveles de información mínimos. Ese es a mi parecer el camino que deberían seguir los circuitos masculino y femenino del tenis. Bienvenidos al siglo XXI.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes