Roger Federer: “Las derrotas ya no me causan ninguna frustración”

El suizo aterrizó en Brisbane para arrancar su andadura en 2016 y dejó algunas declaraciones referentes a su último curso en el circuito.

Un año más -el tercero consecutivo- Brisbane es el territorio escogido por Roger Federer para arrancar su temporada tenística. Finalista en 2014 y campeón en 2015, el suizo apunta aquí hacia su segundo entorchado y habla sin ninguna lástima de las oportunidades que dejó escapar, o que se le resistieron, en el pasado curso. Sky Sports recoge todas las declaraciones del helvético en esta sencilla entrevista.

"He estado jugando muy bien desde hace más de año y medio, desde que volví de mis problemas en la espalda en 2013. Esto ha sido algo muy alentador y ahora juego incluso mucho más seguro de lo que lo hacía tal vez hace un año también", aclara el suizo ante la pregunta acerca de su gran estado de forma, ese que le mantiene en el tercer escalón mundial a los 34 años de edad.

Pero no todo han sido momentos dulces en las tres últimas temporadas. Tres finales de Grand Slam y todas perdidas, además, ante el mismo rival: Novak Djokovic. "He estado muy cerca y he jugado muy bien, por lo que yo no siento ninguna frustración a causa de estas derrotas. Todavía estoy contento de cómo estoy jugando. El 2015 fue el año de Novak, jugó tan bien que apenas se podía hacer nada ante alguien que se muestra tan dominante, ahora mismo tiene la confianza por las nubes”, reconoce el campeón de 17 grandes, quien ha visto cómo el serbio se ha apoderado incluso de la hierba de Wimbledon que tantas veces le vio ganar.

"Es una pena, una pena para mí, pero esto no hace que sienta lástima por mí mismo. He ganado mucho en toda mi carrera, ahora siento como si tuviera que seguir empujando hacia adelante para ver qué podría suceder. Y si no llega el premio, tampoco pasa nada”, se convence el de Basilea, campeón de seis títulos la temporada pasada, superando así los cinco de 2014 y dejando en el olvido su solitario trofeo en Halle de 2013. Parece que lo peor ya pasado, aunque el tiempo apremia para Roger, quien ha dejado caer en más de una ocasión que le podrían quedar unas dos temporadas en activo.

En su camino en Brisbane, encontrará rivales más jóvenes que él -algunos incluso una década más jóvenes- que intentarán quitarle del camino al trono que capturó hace doce meses. Roger, por su parte, tiene claro cuál es el plan. "Los deseos de Nishikori, Raonic o Dimitrov son los de escalar ahora, finalmente, hasta la parte superior de la tabla, al top4 o top5, y nosotros, los jugadores de referencia, debemos tratar de colgarnos donde estamos en este momento el máximo tiempo posible", define el helvético acerca de este choque de generaciones.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes