El Masters de Miami podría cambiar de sede en el futuro

El Miami Open ve peligrar su permanencia en Florida a raiz de una sentencia judicial que inhabilita el proyecto de expansión esbozado en 2012

Muchos son los torneos que intentan mantenerse en constante movimiento con el ánimo de seguir siendo una de las muchas estaciones del circuito ATP. Con esa intención, son varios los ejemplos de grandes torneos o proyectos privados que buscan ampliar sus dominios físicos, creando nuevos planes urbanísticos de crecimiento: mayor número de pistas y zonas y espacios nuevos para hacer más cómodo y atractivo su producto. Sin embargo, en ocasiones se han encontrado con la negativa de instituciones, previa denuncia de asociaciones ecologistas que alertaban del impacto negativo de cada proyecto. El último caso ha sido el Miami Open.

El torneo, afincado en Crandon Park, en Florida, tenía la intención de expandir el complejo con nuevos estadios, más grandes, lo que podría provocar daños medioambientales a una zona especialmente rica en espacios verdes y protegidos. La semana pasada, el Tribunal de Apelación le dio la razón a la Asociación por la Conservación de los Parques Nacionales, una sentencia que podría hacer peligrar la ubicación del torneo en el mítico Cayo Vizcaíno.

"Está claro que nos iremos en algún momento, la pregunta es cuándo", afirma Eugene Stearns, abogado del torneo, en declaracioens recogidas por el Miami Herald. El torneo tiene un acuerdo por ocho años con el condado de Miami-Dade, pero Stearns afirma que no tendrá validez si el complejo no tiene la posibilidad de crecer territorialmente. "Miami-Dade tendrá que considerar sus opciones. Este lugar se ha vuelto hostil para hacer negocios".

Sin comentarios por parte de sus propietarios, el abogado del torneo afirma que el Miami Open corre un serio peligro de permanecer en Florida si esta decisión no se desbloquea. "Ellos ya tienen el estadio", comentó Richard Ovelmen, el abogado de Bruce Matheson, principal defensor de la preservación de Crandon Park, pues sus antepasados eran dueños de los terrenos en 1940. "Podrían pedir al Comité el hacer mejoras de sus instalaciones, pero lo que no pueden hacer es añadir un montón de estadios o estructuras permanentes".

El torneo, cuyo dueño es la empresa de representación IMG, esbozó sus nuevos proyectos de expansión en 2012, cuando propusó aprobar un plan para construir un nuevo estadio de tenis, con cpacidad para 14.000 espectadores, por valor de 50 millones de dólares, proyecto que obtuvo el apoyo del 73% del pleno del Condado. La posterior y reciente sentencia dificulta los planes de expansión del torneo y abre la puerta a un posible traslado a un nuevo destino.

Comentarios recientes