La primera vez que Federer derrotó a Sampras

Recordamos la primera -y única- vez que Roger derrotó al estadounidense sobre una pista de tenis. Fue en el año 2001 sobre el verde de Wimbledon.

Pete Sampras tenía una bonita historia de amor con el Grand Slam londinense. Uno de esos romances de película que no comienzan demasiado bien pero que llegan a un punto de idolatría tal que causa admiración. Y es que al estadounidense no le gustaba nada jugar sobre hierba. Cada vez que llegaba a Londres, Pete decía una y otra vez que odiaba jugar sobre hierba. Fue su entrenador Tim Gullikson, tristemente fallecido, quien modificó su juego (sobre todo su swing) para hacer de Pete un auténtico Rey del pasto.

Aquél julio de 2001, Sampras buscaba coronarse campeón en Wimbledon por octava vez cuando se encontró en la cuarta ronda a un jovencito suizo con el pelo recogido en una coleta que apuntaba maneras pero que pocos se imaginaban que podría llegar a donde ha llegado. Era su ídolo. Roger creció soñando con ser un día como Sampras y tenerlo al otro lado de la pista por primera vez y en la Catedral del tenis, fue toda una prueba de fuego para él.

Aquél 2001 fue el año que Wimbledon decidió cambiar la hierba. En una era donde quien dominaba el centro de la pista lo tenía prácticamente todo de su mano, Wimbledon decide pasarse a un tipo de hierba mucho más dura y que producía un tipo de bote mucho más alto. Ese cambio resultaría mortal para Pete, acostumbrado a pasearse por la hierba de Londres como por el jardín de su casa. Tal fue así que llegaba a esa cita con 56 victorias en los últimos 57 encuentros que había disputado allí, sumando 31 victorias de forma consecutiva y 7 títulos en total. Federer, le pondría fin a esa racha.

Fue un partido vibrante. Pocos se esperaban la oposición que ese jovencito suizo le impondría a todo un campeón como Pete. Los aficionados que abarrotaron la pista central de Wimbledon disfrutaron de cada uno de los puntos que se disputaron durante las tres horas y 41 minutos que duró el partido. Fue un auténtico espectáculo. Idas y venidas. Un 'toma y daca' en toda regla. Federer destrozó la leyenda que Sampras se había forjado durante todos los años 90 jugándole de tú a tú y con sus mismas armas. El resultado final del encuentro, 7-6(7), 5-7, 6-4, 6-7(2) y 7-5 quedará marcado para siempre en la historia como aquél día en que uno de los mejores jugadores de la historia perdió ante uno de los mejores jugadores de la historia por primera y única vez.

Sampras quedaría tocado después de aquella derrota y al año siguiente volvería a caer derrotado por un suizo, George Bastl, en cinco sets. El estadounidense dejó aquél año una imagen para el recuerdo y es que tras perder, se quedó durante un par de minutos sentado en su silla con la cabeza agachada. Como reflexionando que posiblemente su momento, 'ese' momento, había llegado. Se retiraría meses después, tras ganar el US Open. Federer, por su parte, tuvo que esperar a que Pete se retirara para comenzar su dominancia en el tenis mundial logrando su primer grande precisamente en Wimbledon, en el 2003.

Como tantas veces veríamos hacer a Federer en los años siguientes, aquél día tras derrotar a Pete el suizo se tiró al suelo a la vez que miraba a su box con los ojos empañados en lágrimas. había ganado a su ídolo. A aquél que había hecho historia en ese estadio durante casi una década. Ese apretón de manos en la red entre los dos fue casi como el paso del testigo. Ése que llevaría a Federer a la cima del tenis mundial.

Comentarios recientes