Rival antes que entrenador

Ivan Ljubicic asesorará a Roger Federer durante la temporada 2016 pero antes, croata y suizo tuvieron una intensa rivalidad con 16 duelos escritos.

Todavía hay muchos que se preguntan los motivos de la contratación de Ivan Ljubicic al equipo de trabajo de Roger Federer. El propio suizo ya ha salido al ruedo para explicarlo claramente: “Él ha jugado ante todos los rivales que me estoy enfrentado hoy en día, los conoce muy bien”. Totalmente de acuerdo. Pero sin duda, si hay alguien a quien conoce a la perfección el croata, ése es el de Basilea. Aprovechando que ahora formarán equipo, anotamos aquí lo que dieron de sí sus 16 enfrentamientos en el circuito.

Aunque se lleven más de dos años de diferencia (Ivan es de 1979 y Roger de 1981), la carrera de ambos jugadores tiene el mismo punto de partida: 1998. Apenas tendrían que consumirse dos calendarios para que se vieran las caras por primera vez, en los cuartos de final de Marsella del 2000. Aquella batalla acabó con un tercer set igualadísimo donde el joven suizo de 19 años de edad sumaría su primera victoria ante el croata de los 13 totales que lograría en su carrera (13-3). Acababa de empezar una bonita rivalidad que tendría su último episodio en 2010.

Solamente tres veces pudo Ljubicic maniatar la magia de la Wilson del helvético y, curiosamente, dos de ellas en territorio hostil: Gstaad 2001 (R32), Cincinnati 2002 (R64) y Basilea 2003 (R16). Si hacemos alusión a los 16 enfrentamientos, éstos significaron los duelos número dos, tres y seis, es decir, momento en el que ambos contendientes todavía se estaban tomando la temperatura en las diferentes superficies del circuito.

Cuatro plazas vieron a estos dos rivales, ahora compañeros de trabajo, disputarse un título profesional: tres en 2005 (Doha, Rotterdam, Dubai) y una en 2006 (Miami). Las cuatro fueron a parar a las arcas del oriundo de Basilea, dejando muestra evidente de quién de los dos tenía la sangre fría necesaria para hacer frente a estas situaciones de tensión. Curiosamente, Federer y Ljubicic nunca se enfrentaron sobre una pista de hieba, ni en un Grand Slam, ni siquiera en la Copa Davis.

Ambos fueron siempre muy respetuosos sobre la pista, dejando que el talento dictara sentencia en cada uno de sus funciones. Los dos contaron con un poderoso servicio, un magistral revés a una mano y una derecha definitiva. Eso sí, el registro en cuanto a títulos no fue equiparable para ellos: diez coronas logró el croata y 88 suma a estas alturas el helvético.

El final de la rivalidad fue excesivamente favorable a Roger, con un 11-0 de parcial en cuanto a sets en sus cinco últimos duelos. Su último envite sucedió en las semifinales de Estocolmo 2010 (7-6, 6-2), torneo que el suizo acabaría ganando. Ahora, cinco años más tarde, volverán a verse las caras mucho más de 16 días y desde el mismo lado de la pista, formando una alianza donde el conocimiento y experiencia de ambos lucharán por un mismo objetivo a partir de enero.

Comentarios recientes