“La gente decía que España nunca ganaría una Copa Davis”

Los héroes de la Copa Davis del año 2000 recordaron en las ondas de Planeta Tenis aquella Ensaladera cosechada hace ya quince temporadas.

Han pasado quince años desde que España conquistara su primera Copa Davis gracias a los cuatro héroes que inclinaron a Australia en el Palau Sant Jordi de Barcelona: Juan Carlos Ferrero, Albert Costa, Álex Corretja y Joan Balcells. Los cuatro estuvieron en los micrófonos de Planeta Tenis en un programa irrepetible y comentaron sus impresiones y recuerdos después de tres lustros de aquella gesta.

Con toda la humildad, aquel triunfo influenció 100% en nuestro tenis. Llevábamos muchos años escuchando a gente que España nunca ganaría una Copa Davis porque no éramos un equipo y carecíamos de mentalidad ganadora. Aquella victoria nos quitó un lastre muy importante, por ello luego conseguiríamos cuatro más”, declara Álex Corretja, uno de los cuatro protagonistas de aquel 10 de diciembre del año 2000.

Entrar en el Sant Jordi y ver la que había montada ahí fue espectacular. También la presentación de equipos el viernes al mediodía, teníamos la piel de gallina. Por supuesto, también me quedo con el momento de levantar la copa, cuando te das cuenta de lo que realmente has conseguido. Volviendo al hotel por la Diagonal con la música a tope y la fiesta por la noche tampoco se me olvidarán nunca”, añade el doble finalista de Roland Garros.

Juan Carlos Ferrero, quien amarró el punto definitivo de la eliminatoria, también lo tiene claro: “Significa un antes y un después. Tras ese triunfo, los españoles empezamos a pensar que podíamos ser los mejores, esa Copa Davis ayudó muchísimo. Para mí el momento más importante es el haber formado parte de aquella victoria y de aquel equipo. Esto es algo que me va a quedar en el recuerdo para el resto de mi vida”, explica.

Recuerdo el cambio radical que ocurrió en mi vida. Pasé de ser alguien completamente desconocido a estar dos semanas encerrado en casa porque todo el mundo sabía quién era. Me costó mucho adaptarme a este cambio en mi vida”, detalla el actual director de la Academia Equelité.

Significó la rotura de una barrera para el tenis español que había estado allí demasiado tiempo. Supuso una reafirmación para los jugadores y el país de que nuestros jugadores ya no solo podían triunfar individualmente”, manifiesta por su parte Joan Balcells, miembro de la pareja de dobles que ató el tercer punto.

La anécdota fue escuchar a los australianos decir, antes de la eliminatoria, que tenían el punto de dobles asegurado porque ellos habían ganado tres de los cuatro Grand Slams. Aquello nos hirió profundamente y me lo guardo como una bonita anécdota”, recuerda con añoranza el catalán.

Hasta ese momento no confiábamos en que su pudiera ganar pero a raíz de esta victoria pasamos de ser un equipo perdedor a convertirnos en un equipo ganador. A día de hoy ya tenemos cinco Copas Davis, pero aquella fue la que abrió el camino”, remata Albert Costa, el único jugador que no pudo lograr ningún punto en aquella final.

El momento más bonito es cuando ya veíamos que Juan Carlos iba a ganar, el resto estábamos en el banquillos, todos cogidos, y en el match ball con ese passing shot salimos corriendo a abrazarnos a él. Me quedo con ese instante”, refleja el vigente director del Barcelona Open Banc Sabadell.

Muchos recuerdos y muchas imágenes que jamás se nos borrarán de nuestra mente. Cuatro hombres que hicieron historia al ser pioneros en nuestro país sin saber la exitosa década de gloria que se venía por delante.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes