Arrancó la Orange Bowl, el torneo júnior más prestigioso del mundo

Esta semana en Florida se disputa el torneo internacional de jóvenes con mayor prestigio y renombre del mundo. Las mejores raquetas del mundo, presentes.

Del 7 al 13 de diciembre, en Florida, Estados Unidos, se disputa la 69º edición del torneo internacional de jóvenes más prestigioso del mundo, el Orange Bowl. Un evento que congrega a las mejores raquetas júniors del mundo, cientos de jóvenes que rebozan esperanza, ilusión y sueños. El torneo, que desde hace cinco años volvió a disputarse sobre polvo de ladrillo, ha sido escenario de grandes triunfos de los mejores jugadores históricos del mundo como Guillermo Vilas (1968), Chris Evert (desde 1969 hasta 1970, Bjorn Borg (1972), John McEnroe (1976), Gabriela Sabatini (1984), Jim Courier (1987), Roger Federer (1998), Andy Roddick (1999) o Juan Martín del Potro (2002), entre otros.

La semana está llena de glamour, es un evento donde los pequeños se sienten profesionales, con grandes comodidades, tribunas repletas y en un entorno que se respira el tenis de máximo nivel mundial. Los precios para los jugadores son también algo excesivos: para poder disputar el torneo cada tenista debe adobar 65 dólares, solo aceptan efectivo, y las habitaciones de los hoteles oficiales empiezan desde los 157 dólares. Eso sí, los jugadores de los cuadros principales tiene alojamiento a cargo de la organización hasta que son eliminados.

En la categoría femenina, ya se dio la gran sorpresa del torneo: la máxima favorita al título, vigente campeona del torneo y reciente finalista del US Open, Sofia Kenini cayó eliminada en primera ronda por lo que el cuadro quedó más abierto. Sin embargo, las otras grandes candidatas siguen a paso firme. La campeona del Australian Open y quinta cabeza de serie, Tereza Mihalikova de Eslovaquia y la ganadora del US Open y segunda favorita, Dalma Galfi, de Hungría, son las protagonistas del cuadro femenino.

En los chicos, hay un interés máximo en ver al canadiense Félix Auger-Aliassime, séptimo favorito del cuadro con apenas 15 años de edad y que ya se estrenó con victoria en primera ronda. El máximo candidato es el noruego Caspar Ruud, hijo del extenista Christian Ruud.

Pero todos los focos se los lleva Auger-Aliassime, el niño que este 2015 y con tan solo 14 años de edad ganó su primer partido en un torneo Challenger. El séptimo cabeza de serie fue fundamental en la conducción de Canadá a su primer título de Copa Davis Junior en Madrid a principios de octubre. Sus compañeros de equipo de la Copa Davis, Bejamin Sigouin y Denis Shapovalov, están también en el cuadro.

El torneo Orange Bowl presenta un cartel más que atractivo tanto en chicas como en chicos y el futuro del tenis mundial pasa estos días por las pistas de Florida.

Comentarios recientes