Cinco imágenes que resumen un año: Roger Federer

Roger Federer en el 2015 fue el hombre que consiguió títulos 'menores' y perdió los 'mayores'. A pesar de esto, una gran temporada de tenis.

Roger Federer vivió una gran temporada de tenis. El suizo terminó el año como número 3 del mundo, como ganador de seis títulos (Brisbane, Dubai, Estambul, Halle, Cincinnati y Basilea) otras 5 finales de torneos grandes (Indian Wells, Roma, Wimbledon, US Open y la Copa de Maestros de Londres), con 63 victorias, 11 derrotas y más de 8.5 millones de dólares en premios (únicamente en premios oficiales). Una gran campaña que se puede resumir en cinco imágenes.

DOLOROSA DERROTA EN AUSTRALIA

Roger Federer cayó eliminado bajo todo pronóstico ante Andreas Seppi en la tercera ronda del Australian Open por 6-4, 7-6 (5) 4-6 y 7-6 (5). El suizo, que había vencido al italiano en los 10 choques previos, mostró en ese partido serios problemas de velocidad, de toque y dejó malas sensaciones en un partido que cometió 55 errores no forzados, 31 con su derecha. Tan discreto fue su nivel que tuvo que pasar bajo la lupa de diferentes aficionados que vaticinaban una caída grotesca en su juego y en el ranking durante la presente temporada.

OCHO VECES CAMPEÓN

El destino quiso que Federer rompiera un récord personal precisamente ante Andreas Seppi en la final del ATP 500 de Halle. Allí, en Alemania, el suizo levantó por octava vez el trofeo de campeón, siendo el único torneo que ganó en tantas ocasiones (2003, 2004, 2005, 2006, 2008, 2013, 2014 y 2015). Federer se convirtió en el tercer jugador de la Era Open capaz de ganar durante ocho años diferentes un mismo torneo, uniéndose a Rafael Nadal (nueve veces campeón en Roland Garros y ocho en Montecarlo y Barcelona) y a Guillermo Vilas, que también consiguió festejar el trofeo ocho veces en Buenos Aires.

EL REY DEL PASTO CHOCÓ CON EL EXTRATERRESTRE

Federer se deshizo de Andy Murray en semifinales, se metió en la final de Wimbledon y se convirtió en el segundo tenista de más edad (33) que disputaba el último partido del torneo, por detrás del australiano Ken Rosewall, que perdió la final de 1974 con unos inconcebibles 39 años. Roger hacía historia alcanzando 10 finales de Wimbledon, pero chocó con el hombre menos humano del planeta: Novak Djokovic. El serbio privó al helvético de levantar su octavo título en Wimbledon y lo venció 7-6, 6-7, 6-4 y 6-3 en dos horas y 56 minutos de juego. A pesar de la derrota, Roger volvía a demostrar que estaba para pelear de igual a igual con -casi- cualquier jugador del circuito.

NUEVA FINAL, PERO OTRO BAÑO DE DJOKOVIC

No hubo batacazo en la final de Flushing Meadows, pero sí un nuevo gran torneo de Roger Federer y otra final de Grand Slam para su curriculum vitae. El serbio fue el justo vencedor por 6-4, 5-7, 6-4 y 6-4 en 3 horas y 23 minutos de partido. Federer veía que una vez más se le escapaba ese ansiado título 18º de Grand Slam pero explicaba mediante su tenis por qué era el segundo mejor jugador del planeta.

NUEVO LOOK: MÁS BARBUDO

“Aún no lo sé. Si me pica mucho me la quitaré. Si mis chicas no la aguantan me la quitaré. Si me miro en el espejo y no me gusta, me la quitaré. Quizá piense en Santa [Claus] y me la quede, aún no lo sé. No recuerdo la última vez que me afeité, pero han pasado unos días, quizá una semana”, esto comentó Federer en relación a su nuevo look de barba crecida en la pasada edición de la Copa de Maestros. En la página web oficial del suizo, dentro del apartado de patrocinios, no aparece más la marca de máquinas de afeitar Gillette por lo que no está más vinculado de forma oficial a la empresa. Veremos en 2016 si hablamos de Roger, el barbudo del circuito.

Comentarios recientes