El verdadero sueño americano

Nunca antes en su historia Estados Unidos había tenido a tantos tenistas menores de 20 años entre los 500 mejores del mundo. Los analizamos a todos.

Hemos hablado anteriormente de muchos jóvenes que vienen pegando fuerte y que apuntan maneras. Algunos incluso ya se encuentran situados entre los 100 mejores del mundo y cada vez es más habitual verles en los torneos ATP o Grand Slams. Pero hay un país que es el que acumula una mayor cantidad de tenistas menores de 20 años en el ranking mundial y ése no es otro que Estados Unidos. Después de unos años de vacas flacas, desde la base están creando un auténtico batallón que promete dar mucha guerra y es que jamás en la historia de este país habían tenido tantos jóvenes menores de 20 años entre los 500 mejores del mundo, hasta 9 en la actualidad.

Vamos a hablar de cada uno de ellos de manera detallada por orden de ranking actual.

Jared Donaldson (19 años y 2 meses, 135º del mundo, 188 cm): Tan sólo Borna Coric y Alexander Zverev son más jóvenes y tienen mejor ranking que él. Los que le han visto jugar destacan su polivalencia. Donaldson tiene una buena altura, un muy buen primer y segundo saque además de una derecha y un revés muy bien trabajados. Algo que le hace diferenciarse del resto es que se trasladó con todo su equipo a Argentina hace unos años gracias al apoyo económico recibido por la USTA donde estuvo entrenándose sobre tierra batida, aprendiendo a moverse y golpear desde el fondo.

El punto más débil del chico parece ser su fuerza mental y es que creen que le falta un poco de temperamento sobre la pista. Aún con esto, su estilo es diferente al del resto y esto le podría traer el éxito. Por edad y ranking, es probable que le veamos un poco más en 2016 por torneos ATP y ver cómo progresa dejando atrás los torneos Challengers.

Taylor Fritz (18 años y 1 mes, 177º del mundo, 193 cm): De él hablamos aquí en Punto de break hace menos de dos meses y es que el 2015 de este oriundo de Santa Fe ha sido tremendo. Comenzó el año en el puesto 1.149 del ranking y lo va a acabar casi 1.000 puestos por delante. Finalista junior en Roland Garros y campeón en el US Open, Fritz es el número 1 junior y su nombre empieza a sonar con mayor fuerza en el circuito después de encadenar dos victorias seguidas en dos Challengers derrotando a jugadores de mayor ranking que él.

Apoyado en un saque y una derecha muy potentes, el estilo de juego de Fritz es el que se suele ver de manera asidua en muchos tenistas en la actualidad, golpeando fuerte a la pelota y buscando el winner. Ya ha pisado en 2015 algún torneo oficial y 2016 le debe servir para seguir curtiéndose en torneos Challenger, donde posee una grandísima marca de 17-5 y hacer actos de aparición en algún torneo grande gracias a wildcards. Sus puntos débiles serían su revés y su movimiento de pies, cosas que se pueden trabajar mucho a su edad.

Frances Tiafoe (17 años y 11 meses, 180º del mundo, 188 cm): Este chico, nacido en Hyattsville y de padres originales de Sierra Leona, está batiendo muchos de los récords de precocidad del país y es que es el más joven en la historia en conseguir el prestigioso título junior de la Orange Bowl con sólo 15 años (derrotando a Kozlov en la final) y también el tenista de menor edad en participar en Roland Garros desde Michael Chang.

Posee una derecha descomunal y un saque bastante aceptable. Se mueve bien desde el fondo y tiene en su revés el punto más débil de su juego. Cuando los partidos se mueven en momentos difíciles suele perderse ante la presión pero teniendo la edad que tiene, es algo que podrá trabajar con tiempo para dar su salto a la élite. En torneos Challengers y Futures posee una gran marca. 2016 será para él un año para mantenerse entre los 200 primeros y seguir aprendiendo.

Tommy Paul (18 años y 6 meses, 274º del mundo, 188 cm): Campeón junior de Roland Garros y finalista del US Open junior, de él llegó a decir su amigo Fritz que era invencible. Su nombre se hizo famoso en los medios gracias a que Roger Federer y su agencia le contrataron para llevarle su carrera.

Su estilo de juego se aparta del convencional norteamericano y es que tal y como él mismo declaró, le encantan los intercambios largos y trabajarse los puntos. Al igual que el resto de los mencionados en el artículo, su punto más débil lo tiene en el lado del revés pero posee una derecha y un movimiento de pies muy interesante.

Noah Rubin (19 años y 9 meses, 340º del mundo, 178 cm): Campeón de Wimbledon junior en 2014, Rubin se apoya en un gran juego desde la línea de fondo y es que por su altura, el natural de Long Island no puede jugar como el resto de jóvenes con un gran déficit en su saque. Esto es algo que le puede perjudicar bastante a la hora de aspirar a cotas más altas en un mundo tenístico que parece será dominado por chicos altos con un potente servicio. Si Rubin y su equipo consiguen moldear un tenista restador y consistente desde atrás capaz de hacer frente al resto, podrían conseguir su porción de la tarta. De él destacan lo gran competidor que es y es que no da una bola por perdida y lucha siempre hasta el final. Gran rendimiento en torneos Futures (44-26) pero un tanto pobre en los Challengers (7-8).

Stefan Kozlov (17 años y 10 meses, 353º del mundo, 183 cm): De él hablamos en Punto de Break hace unos meses imaginando que podría protagonizar una final de Grand Slam dentro de 10 años. Es de los que más esperanzas despierta entre los norteamericanos por su increíble ascensión desde muy pequeñito. Llegó a la final junior del US Open con tan sólo 15 años y fue finalista de Challenger con 16.

Posee una derecha muy, muy buena y un revés súper interesante con un gran uso del slice. Su saque es algo a mejorar con urgencia y es que en los últimos tiempos ha crecido para alivio de muchos que pensaban que no superaría el 1,80. Su movimiento desde el fondo y su competitividad apunta a clase mundial aunque tiene por delante mucho trabajo en el aspecto físico ya que ha acumulado bastantes pequeñas lesiones. Su 2016 debe pasar por acabar de dominar los Futures (45-24), para pasarse a los Challengers y curtirse con jugadores de mayor ranking.

Deiton Baughman (19 años y 8 meses, 359º del mundo, altura desconocida): Es de los más desconocidos de todos los del top 500 y su perfil ATP no contiene información de su altura aunque por lo visto en videos es bastante alto. Frecuenta los torneos Futures donde ha conseguido sumar tres títulos y sus apariciones en los Challengers no han resultado demasiado exitosas (1-3). Posee un buen primer y segundo saque pero muy corriente con su derecha y su revés.

Ernesto Escobedo (19 años y 5 meses, 390º del mundo, 185 cm): Poco conocido al igual que Baughman y con mayor aparición por los Futures (52-30) que por los Challengers. Este natural de Los Angeles posee una buena consistencia en todos los parámetros del juego con un revés muy interesante.

Michael Mmoh (17 años y 10 meses, 456º del mundo, 185 cm): A su corta edad ya se ha hecho con tres trofeos en Futures y es otro de los que mejor pinta tienen. Su juego es muy parecido al de Jack Sock, con una drive muy notable y un saque por encima de la media. Sus puntos débiles, a causa de su edad muy probablemente, son su inconsistencia y la facilidad para irse en según qué momentos del encuentro y su revés, bastante mejorable. Habrá que seguir de cerca cómo afronta su salto a los Challengers.

Mención especial: Reilly Opelka (18 años y y 3 meses, 793º del mundo, 208 cm): Todavía por hacer pero es bastante inusual ver a un chico de esta altura moverse tan bien como lo hace Opelka. Es común verle conectar 20 o más aces en sus partidos de Futures y su irrupción en el mundo del tenis ha sido hace casi nada ya que hasta última hora estuvo decidiendo si estudiar o dedicarse a esto. De él también hablamos hace unos meses en Punto de break y es que también es otro de los que despiertan pasiones en un país falto de estrellas a las que seguir desde la retirada de grandes leyendas como Agassi o Sampras.

Con este panorama, se nos hace difícil no imaginar a Estados Unidos con una gran presencia en el top del tenis mundial de aquí a 7-8 años y es que varios de estos chicos apuntan muy, pero que muy alto.

Comentarios recientes