¿Amistad entre tenistas? Sí, es posible

Belinda Bencic habla sobre su relación con 'Kiki' Mladenovic tras pasar las vacaciones juntas y manifiesta su deseo de que arranque ya la temporada 2016.

Con tan solo 18 años, Belinda Bencic ya forma parte de la élite del tenis femenino y ya tiene galones para opinar sobre algunos temas del vestuario. La suiza, en su regreso de vacaciones, concedió una entrevista al medio suizo Tages Anzeiger donde habla de su temporada, de la Copa Federación, del futuro y de la posibilidad de entablar amistades con otras compañeras del circuito.

Antes de nada, para amenizar la entrevista, una pregunta acerca de las vacaciones. “Estuvimos cinco días en las Maldivas y cuatro en Dubai. Primero fuimos a hacer buceo y snorkel, luego tomamos masajes, tomamos el sol, en la piscina, hicimos de todo. Definitivamente fue una buena opción para recuperarme bien. Estas fueron mis primeras vacaciones sin la familia y desde que formo parte de la primera línea del tenis”, responde Bencic, que estuvo siempre acompañada por Kristina Mladenovic.

Nos hemos convertido en buenas amigas desde este año. Empezamos a conocernos en algunos torneos del circuito, luego jugamos un muy buen partido en Den Bosch, donde casi me gana. Nos mantuvimos en contacto, y le pregunté si quería jugar en Washington conmigo ya que su pareja habitual, Timea Babos, no estaba allí. Ella dijo: ‘Está bien, amor’. Durante el torneo llegamos a conocernos mejor y pronto nos dimos cuenta de que pensemos igual, estamos en la misma longitud de onda. También hablamos mucho sobre los chicos, cosas normales entre las chicas para entretenernos”, cuenta la suiza, aunque todavía falta una pieza para resolver el puzle: Alexander Zverev.

Alex me dijo que iba también, así que sugerí que viajásemos todos juntos. Lo conozco desde que tenía seis años, tenemos la misma edad, y ambos nos entrenamos en la Academia Bollettieri. Nuestros caminos se cruzaron con frecuencia en la categoría junior, y ahora también en la etapa profesional. Muchas personas se sorprendieron de que él estuviera con nosotros en las Maldivas, pero yo lo conozco desde hace mucho tiempo y Kiki también es amiga de él”, explica la joven jugadora, que pese a su corta edad, no duda en confirmar la posibilidad de tener amistades dentro del vestuario.

Sin embargo, muchas han sido las voces autorizadas que han repetido en más de una ocasión que es imposible ser amiga de alguien contra la que vas a competir. “¿Quién dijo eso? Probablemente Sharapova. O Bouchard. Yo no lo veo de esa manera. Si una está inmersa durante todo un año de tour con otras tenistas, en cada torneo ves a las mismas personas, yo creo que, al menos, se puede decir ‘Hola’, aunque solo sea una vez. Una no tiene que ser amiga de todas, pero sí deberíamos ser capaces de tener una pequeña charla con todas. No hay que fingir que no nos vemos y no saludarnos. Creo que los chicos en ese aspecto nos llevan mucha ventaja”, admite la helvética.

Ya con las pilas recargadas, es momento de recordar una temporada 2015 inolvidable para Bencic. “Claramente me quedo con mis títulos en Eastbourne y Toronto. Y por supuesto, mi victoria contra Serena Williams en Toronto, eso siempre permanecerá en mi memoria. La final de Tokyo que pierdo ante Radwanska también fue muy especial, de haber ganado hubiera alcanzado por primera vez el top10 y hubiera salido el lunes como número siete. Pero no pude, ella jugó excelente y no tuve grandes oportunidades en ese partido. Esto es algo que también debo aprender a aceptar”, relata la actual número doce del mundo.

Si una palabra pudiera definir este calendario, sin duda sería ‘evolución’. “Esto siempre había sido el plan principal. Me he vuelto más fuerte y ahora tengo más seguridad en mis golpes, esto me permite saborear más lo que hago y jugar más ofensivamente. Estamos trabajando específicamente en este estilo. Yo no juego un tenis como demasiado riesgo, como Sharapova, que siempre busca el ganador. Trato en primer lugar de jugar la pelota en el campo y crear algo en el transcurso de cada intercambio. No estoy sugiriendo que sea fácil, pero es lo que trato de hacer, jugar inteligente y variar mis golpes”.

Y a la par de su evolución personal, el crecimiento de su nación, Suiza, gracias también a su compatriota Timea Bacsinszky. “Es fantástico, no importa si ella está delante de mí o está detrás, para la Copa Federación y para el devenir del tenis en Suiza es genial que tengamos dos jugadoras situadas en la parte superior de la tabla, podemos realmente dar una buena sorpresa en la competición, sobre todo porque todavía tenemos a Martina en dobles. La próxima eliminatoria contra Alemania la voy a jugar a seguro, estoy encantada de que el interés haya aumentado en Suiza en el sector del tenis femenino gracias Timea y a mí. Ciertamente, podríamos llenar muchas salas con nuestros encuentros de Copa Federación”, admite Bencic.

Después de empezar el año en el top30 y cerrarlo en el top15, las emociones de la tenista de Flawil todavía siguen intactas en su mente, por lo que la ambición y las ganas de volver a la rueda son inevitables: “Echo de menos la competición ya. En Internet he visto muchos partidos del Masters Final de Singapur y de Zhuhai, aunque la parte que más deseo que llegue y en las que más pienso es la gira de hierba. Recuerdo que cuando se terminó este curso pensé: ‘Oh, no, ahora tengo que esperar de nuevo un año entero para que vuelva”, concluye la suiza.

Comentarios recientes