Ferrer no puede con Murray

El escocés venció por doble 6-4 al alicantino en un encuentro parejo, y sin un gran nivel de tenis, que se definió por detalles en los momentos cruciales. 

Andy Murray, segundo favorito al título en Londres, se impuso por 6-4, 6-4 a David Ferrer, séptimo cabeza de serie, y se metió como líder provisional del Grupo Nastase de las World Tour Finals de Londres. El escocés pegó en los momentos importantes del encuentro, rompió siempre al finalizar el set y comenzó con el pie derecho una Copa de Maestros que todavía se le atraganta. Ferrer mostró batalla, peleó cada pelota, pero cometió una gran cantidad de errores no forzados y se vio con problemas a la hora de sacar.

El partido mostró desde el inicio una igualdad importante entre los dos tenistas. Ofrecían largos intercambios desde el fondo de pista que en ocasiones caían de un lado y en otras del otro. No había una superioridad latente de ningún lado. Sin embargo, Ferrer estaba más a remolque a la hora de mantener su servicio. Sufría con sus juegos de saque al no poder conectar una gran cantidad de primeros (49% en todo el partido). Murray, en cambio, no tenía demasiados inconvenientes con su saque por más de que no estaba en su día fino con una de las armas más importantes del tenis actual.

Con 3-4 en el marcador para Murray y saque del alicantino llegó una discusión con el árbitro que enredó a Ferrer, lo puso 15-40 en contra debido a unos errores grotescos y parecía que ahí Andy mordería. Sin embargo, tiró de inteligencia emocional, no se dejó enroscar por la rabia de la discusión, las levantó e igualó el partido a 4.

Ferrer trabaja sin caer en el apresuramiento, cocía el punto a fuego lento, intentaba sacar a Murray para atrás y moverlo por el fondo de la pista. La igualdad de todo el set se rompió en el juego más importante. David sacaba 4-5 para mantenerse con vida pero Murray dio un paso de calidad, no falló y atosigó al rival para que de la manera más dolorosa, con doble falta, regalara el último juego y le diera el primer parcial a Murray por 6-4.

El segundo set comenzó con un David renovado, rompió rápidamente el saque del escocés, se adelantó 3-1 en el marcador y cuando venía con inercia positiva llegó el golpe de realidad nuevamente: racha de 3 juegos consecutivos de Murray. Pasó del 1-3 abajo al 4-3 arriba para finalmente volver a repetir el guión del primer set: romperle a Ferrer cuando sacaba 4-5 para mantenerse con vida. Esta vez, en el partido.

Así fue como un partido parejo se definió en dos juegos vitales que cayeron del lado del hombre que estuvo más certero, menos fallón y con más confianza. Murray empieza con el pie derecho, Ferrer con el izquierdo y el margen de maniobra contra los mejores del mundo es casi nulo. Le quedan dos partidos de Round Robin (Nadal y Wawrinka), pero el sueño de un lugar entre los cuatro mejores no se le desinfla. Hoy Murray pegó primero, más fuerte y mostró por qué haciendo un partido correcto pero sin brillo tiene opciones a luchar por un puesto en la final.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes