Stan Wawrinka: "No cambio mi temporada por la de Federer"

Segunda temporada clasificando para la Copa de Maestros, el suizo Stan Wawrinka repasa su 2015 y sueña con levantar su tercer título de Grand Slam.

Stan Wawrinka cierra su temporada 2015 en territorio ATP de una manera muy similar a la anterior, formando parte del grupo de los ocho mejores del mundo y haciendo historia dentro de una élite que ocupa desde hace tres calendario. El suizo habla en una entrevista en un diario suizo sobre sus dos Grand Slams, de su relación e inevitable comparación con Roger Federer y de su altercado con Nick Kyrgios en la gira de verano estadounidense. En un grupo repleto de rivales fuertes, Stan afronta las ATP World Tour Finals con todas las garantías.

Londres es para mí el torneo por excelencia, fue un gran objetivo para mí clasificarme de nuevo. Eso lo he conseguido, es precioso, una compensación por todo. Todavía estoy tan emocionado como la primera vez. El grupo es interesante, aunque es imposible buscar favoritos. Contra Murray no he jugado desde hace casi dos años, incluso contra Ferrer hace muchísimo tiempo. Ante Nadal tuve éxito en París en un gran partido. Creo que sin duda será emocionante”, comenta Wawrinka antes de debutar en su tercera Copa de Maestros.

La cuestión es que el suizo fue otro en 2014 y ahora ha vuelta a dar un paso adelante en 2015. El motivo lo revela él mismo: “La historia cambia mucho de tener un Grand Slam a tener dos, la diferencia es enorme. Con cada título adicional se sube a una categoría más alta en la historia del tenis. Y miro a mi carrera diferente”.

Varios escalones por encima se sitúa Roger Federer, alguien a quien admira pero al que, en estos instantes, no le cambiaría los papeles. “De ninguna manera me iba a cambiar de lugar con él. Mi temporada ha sido excepcional, y llevar un título importante, está por encima de todo, y por delante de la clasificación mundial. Trabajo sólo para llevarme a mis límites. Yo sé qué soy capaz de hacer y sé que puedo vencer hasta al número uno, pero también sé lo difícil que es alcanzar estos títulos y que el objetivo debe estar alineado de manera diferente para mí”, afirma el de Lausanna.

Y detrás de esa cara alegre y sonrisa amistosa, una historia ante Nick Kyrgios que le persiguió durante muchos meses. “Solo estoy tratando de hacer todo lo posible para que mi vida y mi carrera vayan en la dirección correcta. No me gusta hablar de mi vida privada, pero esto no es nuevo de ahora, lo que sucedió ya no se puede cambiar. Tengo que protegerme de los medios de comunicación que escriben, de todos modos, lo que quieren. Por necesidad, como resultado de todo lo que ha sucedido, ahora digo ahora más lo que pienso. Y como estoy tan expuesto, tengo que ser fuerte. También cambia el status, algo por lo que siempre he luchado, para llegar a la parte superior y para ganar títulos. Sólo puedo estar satisfecho”, subraya el número cuatro del mundo.

Con los 30 años ya cumplidos, Federer vuelve a escena como un posible espejo donde mirarse, aunque son dos casos completamente distintos. “Tenemos completamente diferentes carreras. Creo que es más impresionante para él, ya que ha conservado su deseo y motivación. Yo soy uno de los mejores jugadores per desde hace relativamente poco tiempo, casi todo es nuevo para mí. Dado esto, es más fácil para mí encontrar la motivación para mantener el nivel y lograr tanto como sea posible”.

Y el próximo año viene con un extra, curso olímpico con Río 2016. Una oportunidad única de lograr una medalla para tu país hasta en tres disciplinas diferentes. “Está claro que el individual es el único seguro. Teóricamente, sería concebible también jugar dobles y dobles mixtos. El problema sería si avanzamos demasiado en alguno de los dos cuadros. Respecto a la petición de Martina Hingis por disputar el mixto, tampoco tenemos prisa. Ella nos ha puesto en una situación complicada, pidiéndoselo primero a Roger y luego a mí. Por ahora somos competidores, y si no estamos de acuerdo, podría haber un problema”, sentencia el segundo mejor jugador suizo de la actualidad.

También Novak Djokovic tiene un hueco en su entrevista. ¿Es Wawrinka el culpable de que el serbio no capturara el Grand Slam? “Yo no lo veo de esa manera, debido a que nadie sabe lo que habría pasado si hubiera ganado Roland Garros. Tal vez habría disminuido su rendimiento a partir de entonces. Pero, por supuesto, estoy orgulloso de esta victoria. Si pudiera elegir ganar un nuevo Grand Slam, probablemente, sería Wimbledon”, concluye Stan.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes