El maestro empieza con castigo

Novak Djokovic siguió con su línea intratable en el circuito y despachó fácilmente a Nishikori en el primer partido de la Copa de Maestros 2015.

Todos los que pensabais que las ATP World Tour Finals traerían la esperada igualdad al circuito masculino, podéis recoger vuestras cosas y abandonar la sala. La vida sigue igual. Novak Djokovic arrancó su novena participación en el torneo de maestros pulverizando en apenas una hora al octavo mejor jugador del mundo, Kei Nishikori (6-1, 6-1). La igualdad volvió a brillar por su ausencia y el serbio firmó su decimoquinta victoria consecutiva en el 02 Arena, lugar donde no cede un partido desde la temporada 2011.

Las luces se apagaron para dejar paso a la bandera francesa para mostrar el respeto y las condolencias a las víctimas de los atentados de París con un emocionante minuto de silencio. Algunos, con un crespón negro incorporado. El homenaje duró más o menos el mismo tiempo que el que tardó el aficionado en darse cuenta que lo que tenía delante de sus ojos no era un duelo entre maestros, sino un maestro castigando a un alumno indefenso. Un alumno que, como el resto de la clase, lleva todo un curso sin hacer los deberes y viéndose superado, una y otra vez, por el cerebrito del colegio. Con una nueva lección digna del mejor universitario, el de Belgrado cambió la raqueta por la regla y golpeó repetidamente a su adversario obligándole a aguantar aquel huracán insalvable.

Tiene tanta autoexigencia adoptada el serbio que, con 3-0 y 30-15 se cabreó consigo mismo por cometer el primer error no forzado del encuentro. Estas son las aguas en las que se mueve el número uno del mundo, quien después de media hora de reparto sin descanso cosechaba un 6-1 sonrojante que destapaba todas las vergüenzas de su rival. Nishikori, una incógnita en el vestuario debido a sus numerosas lesiones y altibajos durante la temporada, reveló su verdadera identidad y reflejó que este tipo de citas y, en especial, este tipo de encuentro, le quedan un poco grandes pese a tener en su derecha y en sus piernas armas suficientes para acorralar a cualquier jugador. Hace justo un año ambos se enfrentaban en este mismo torneo, pero en semifinales, donde el nipón forzó el set definitivo. Hoy no le dio tiempo ni a sudar.

Lo único que tenían en común ambos contendientes era la marca de la ropa. Algunos espectadores buscaban con avidez aquel partido del Us Open 2014 donde el de Shimane impartió su propia justicia ante el balcánico. ¿Cómo era posible tal hecatombe en unas condiciones tan favorables al nipón? Dos juegos fue el crédito definitivo que le quedó a Nishikori en la raqueta, unos números alarmantes que no se olvidan con una ducha de agua fría. La ley de la selva volvió a situar al más fuerte en lo alto de la pirámide, una construcción inamovible desde el primer mes de enero.

Con este triunfo, Djokovic da el primer pasito para avanzar por el Round Robin del Grupo A (una victoria y dos sets a favor), además de encadenar una nueva celebración a su ya larga lista de éxitos: suma 23 de manera consecutiva. En busca de su quinta coronación como maestro, tercera consecutiva, el pupilo de Boris Becker no dio opciones a Kei, a la vez que mandaba un mensaje directo a los demás participantes: “Éste es mi sitio, éste es mi tenis y por esto soy el número uno. Quien tenga algo que decirme, le espero en la pista”. Demasiado castigo para un Nishikori que tampoco se había portado tan mal.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter