Bernard Tomic y su lavado de imagen

El australiano repasa en una entrevista sus episodios más ruidosos fuera de la pista esta temporada y subraya su mala relación con la policía estadounidense.

Los días malos con humor sientan mejor. Esto es lo que debe de pensar Bernard Tomic (23 años, número 18 del ránking ATP) tras leer sus palabras en la entrevista que el diario The Age le formuló hace unos días. El travieso australiano recordó sus capítulos negros de esta temporada en la que llegó a estar arrestado en un calabozo durante diez horas para, siete días después, verle levanta en Bogotá su tercer título como profesional. Historias increíbles protagonizadas por un tenista inverosímil.

El periodista propone un nuevo récord para Tomic: el primer tenista en encadenar un arresto policial con un título ATP. "No quisiera volver a hacerlo de nuevo, pero de momento llevo uno de uno", bromea el australiano con la situación. "Es divertido según como se mire, ir a la cárcel y ganar tu tercer título después, interesante por lo menos”, confiesa el Bernard recordando aquella detención en Miami provocada por su negativa a abandonar el hotel que ocupaba cuando la policía le obligó a acompañarles debido al volumen de la música que se hallaba en su interior.

"Fue una situación muy extraña en ese momento, no me esperaba terminar en una cárcel de Miami. Yo estaba confundido al estar ahí por nada, era ridículo y ahora más cuando ya se ha resuelto el caso y se ha visto quiénes tuvieron la culpa, obviamente estaba en una situación extraña. Pero estaba muy asustado. Fui a la cárcel y a partir de ese momento ya parece como si fuera soy una especie de criminal, pero al final del día se descubre que no estaba haciendo absolutamente nada malo. Simplemente estaba dormido y me pidieron que saliera, luego me arrestaron por no salir, algo que me pareció ridículo”, asegura un hombre que, pese a su corta edad, ya tiene unos cuantos capítulos de altercados con la ley.





"Al menos he aprendido una cosa: No se puede negociar con la policía de Estados Unidos. La que tenemos en Australia es mucho más amable, van a hablar con usted y esas cosas, pero no en América. Creo que la primera vez les dije: 'No, yo no tengo que salir, es mi habitación’. La segunda vez acabé arrestado por no salir de mi habitación del hotel. Simplemente pensaba, '¿por qué? ¿por qué debo dejar mi habitación?’ pero ves que ya es demasiado tarde. Luego ellos te arrestan y, obviamente, ya no te queda otra, tienes que seguirlos”, manifiesta el nativo de Stuttgart.

"Es bueno que finalmente se comprobase que no era culpable, pero en aquel período la prensa hizo cosas que tampoco estuvieron bien. Fue una locura. Ese pequeño incidente me creó muchos problemas de más, más mala prensa por realmente no hacer nada. Todo el mundo te mira y te señala sin saber que están equivocados. Fue la cosa más extraña que he experimentado”.

Otro de sus recuerdos a olvidar de esta temporada fue su alejamiento del equipo de Copa Davis tras las malas relaciones con la Federación, algo que, por suerte para ambos bandos, ya está solucionado. Steve Healy, presidente de la Federación Australiana de tenis, tuvo unas buenas palabras acerca del jugador: “El mejor indicador de la mejora de Bernard fue el hecho de que fuera seleccionado y jugara en la semifinal de Copa Davis contra Gran Bretaña. Siempre hemos mantenido una posición coherente. Queremos ayudar a mejorar todos los aspectos de su juego y fuera de la cancha sacar el máximo provecho de su talento”, expresó Healy, demostrando el cariño y predilección que siente por Bernard.

Pero no es el único que ve un gran potencial en el oceánico, de hecho, es casi imposible no verlo. Novak Djokovic, que algo sabe de esto, también le dedicó unas palabras: “Él sólo tiene que mejorar en algunas cosas, como el movimiento. Tiene una cierta delicadeza en su juego, tiene muy buena anticipación, es un tipo alto, tiene muy buenos ángulos en el saque… el potencial está ahí. Ahora depende de lo que él quiera hacer con él, lo mucho que esté dispuesto a comprometerse", declara el número uno del mundo.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes