Pablo Andújar: “Si Valencia pierde el torneo sería como dar dos pasos atrás”

El conquense recibe a Punto de Break en el torneo de Valencia donde no ha podido jugar debido a una lesión en su codo derecho. Repaso a una temporada notable.

Pablo Andújar ha vivido una montaña rusa en este 2015, una trayectoria con momentos muy dulces y otros con sabor amargo. El español ha roto algunas barreras que tenía pendientes pero ha visto cómo los dolores terminaban con un calendario que no olvidará jamás. Pensando ya en la próxima temporada, el de Cuenca repasa cada momento del curso y sueña con nuevos objetivos a partir del próximo enero.

Vaya momento para lesionarte, Pablo.

Pues sí. La lesión viene desde el torneo de Gstaad donde me hago una fractura en el tendón después de haber jugado la Copa Davis y haberme borrado de Umag. Recuerdo que gané a Lajovic pero en el segundo set ante Bellucci me vinieron los dolores. Luego intenté jugar toda la gira americana pero estaba sin saque y con muchas molestias. En el Us Open me volvió a pegar un tirón y decidí parar porque aquello era un sufrimiento. He intentado probar varios tratamientos para poder llegar a la gira asiática pero ni siquiera en Valencia he podido competir.

Ha tenido que ser mucho dolor como para no forzar aquí en casa.

Ha sido mucho, sí. Llevo sin competir desde el Us Open y sin jugar sin dolores desde Gstaad. De fondo de pista podía hacer algo pero el tema del saque era algo que no podía solucionar.

Ya con el punto y final a este 2015, ¿ha sido tu mejor temporada como profesional?

No lo sé. Creo que ha sido parecida a otras, aunque en otras he podido ser más regular. En esta había cogido un camino muy positivo, con cosas muy buenas y otras peores, pero la línea era la adecuada. Una línea que se ha visto mermada por estos últimos cuatro meses.

Si me lo permites, creo que ha sido un año de grandes destellos pero faltos de continuidad.

La temporada empieza muy mal, no voy a negarlo, hasta el cambio de entrenador no entro en esa dinámica positiva. Desde ese momento he hecho cosas muy buenas, cosas que nunca había llegado a hacer: tercera ronda en Roland Garros, ganar dos partidos en Wimbledon, llegar a la final del Godó… la lesión llegó justo en ese momento de crecimiento.

Cuéntame lo que pasa en Barcelona porque el nivel que ofreciste esa semana fue tremendo.

Es una mezcla de todo. Uno trabaja para que lleguen momentos así, pero también influyó el clima que se percibía por jugar en casa, aunque no siempre es fácil. Recuerdo partidos en Valencia, uno ante Goffin, en el que estaba paralizado. En Barcelona venía de una línea mala y sabía que la presión que podía generarme no era muy alta.

¿Has visto imágenes de esa final con Nishikori?

He visto imágenes de todo el torneo. Fue una sensación muy especial a pesar de perder, aquella fue una derrota que no es amarga, creo que di la cara y que el partido pudo haber caído de mi lado. Se decidió por unos detalles, porque él estuvo muy inspirado y porque es muy bueno, también hay que decirlo. Pero fue una derrota dulce.

Luego en Roland Garros haces tercera ronda de un Grand Slam por primera vez en tu carrera. En Wimbledon, tus primeras victorias en hierba como profesional. ¿Qué te supo mejor?

Sinceramente, las de Wimbledon. Me quité un peso de encima. Llega un momento en que te paras y piensas: ¿En toda mi carrera no voy a ganar ningún partido en hierba? Vale que mis condiciones no sean de jugador de hierba pero tampoco eran las de un jugador que nunca pudiera ganar un partido sobre ella. En los dos primeros torneos de preparación ya me había ido sin victorias pero con buenas sensaciones y luego pues llegas y ganas en cinco ante Guillermo, pude con Rosol, que es durísimo en hierba, y acabas cayendo con Berdych en cuatro mangas con bola para forzar un quinto set. Me sentí muy feliz.

Copa Davis. Tema un poco más pantanoso. ¿Está superado?

Son derrotas que te dejan tocado, una espina que yo tengo como jugador de tenis y también como español. Decidí ir pese a que no era lo mejor para mi calendario ni para mi descanso porque yo tenía pensado juagar otros torneos, pero me hacía mucha ilusión y creía que mi responsabilidad era ir porque la capitana contaba conmigo. Esa presión que te metes, pues al final en el quinto punto te viene. Cuando gano el segundo partido ante Khachanov ya empiezo a tener rampas en el tercer set y eso que había sido 6-3, 6-3 y 6-2, que yo he jugado partidos más largos, pero vienen rampas en el tercero cuando tengo que ganar. Y luego en el quinto partido ya jugas de otra manera, con unos nervios que yo jamás había tenido sobre una pista de tenis, sabiendo que si pierdes se va a decir de ti absolutamente de todo, como así fue. Injusto. El último que pierde soy y la gente ve que por mi culpa España estará un año más en Segunda División.

Pablo Andújar no es un jugador para citas importantes”. Esto se pudo leer en alguna crónica. ¿Estás de acuerdo?

Vamos a ver. Es obvio, se vio, que yo no encaré el partido como otras veces. No sé si llamarlo así, pero por qué no decirlo, aquello me vino grande, sí. En otro escenario o en otro momento sí soy capaz de llevarlo mucho mejor. Íbamos 2-0, pasamos al 2-2 y yo juego el quinto partido. Además el rival jugando en su casa. Pues oye, me vino grande, sí. El que lo haya escrito tendrá su experiencia para juzgar, no le falta razón, pero también he estado en otras grandes citas y sí he dado la cara.

¿Cómo explicarle al espectador de a pie que un partido se pierde por el factor mental?

Lo primero, Rublev juega muy bien a tenis. Pero muy bien. Y ha sido capaz de ganar a gente muy buena o ponérselo muy difícil. Son unas condiciones de pista que no son las óptimas para mí y sí para ellos. Eso sumado a todo el factor de nervios y la situación de ir 0-2 y luego 2-2 hace que aparezca la posibilidad de que puedas perder, claro.

En 2016 te plantas en 30 años. ¿Miedo, respeto o motivación?

Me da un poco hasta de pena porque yo quiero que esto siga, pero al mismo tiempo es una motivación porque quiero aprender día a día y mejorar. Puede que con 30 años y toda la experiencia que haya sumado en el circuito haga que esté más motivado y crea que puedo seguir haciendo carrera como otros hacen.

Hay gente ganando títulos con 33, 34…

Hace 15 años estabas defenestrado con esa edad, ahora es como: Cuidado, que cumple 30 años y es peligroso. Hay que tratarlo desde el lado positivo, de la experiencia, del lado físico… ahora nos cuidamos más por todos los avances que hemos tenido en la medicina.

Luego está el simpático que dice que la clave está en casarse. ¿Esto tiene algún fundamento?

No creo (risas). Quizá mentalmente uno se libera más o está más tranquilo, no lo sé. No lo sé porque no me he casado.

Hablamos del torneo de Valencia. Huele a despedida.

Es una pena si finalmente se marcha de la ciudad. Empezó en un entorno muy familiar en el Tenis Valencia y luego se pasó aquí pero con mucho crecimiento, siendo uno de los referentes en el circuito indoor. Es muy triste que se deje ir el torneo porque yo recuerdo cómo de pequeño me tocaba irme a Barcelona para ver el tenis profesional. Duele sobre todo por las escuelas base que hay en esta Comunidad, más que por los jugadores valencianos o españoles que pueda haber. Aunque también veo totalmente lícito que haya cosas más importantes a cubrir que un torneo de tenis por parte de la Generalitat, entiendo que no quieran gastarse dinero en este tipo de eventos, pero duele igualmente. Gracias a este torneo el tenis ha crecido en Valencia y si se marcha pues habremos dado dos pasitos hacia atrás.

¿Por qué en Barcelona o en Madrid sí reciben ese apoyo? ¿Por qué en Valencia no?

Creo que vivimos en un país totalmente centralista. Luego Barcelona tiene muchas empresas que se vuelcan con el torneo, en Valencia cuesta más porque no tiene ese poderío que tiene Madrid o la propia Barcelona. También es un torneo con menos historia y es una ciudad más pequeña, tiene menos ruido.

Te voy a proponer tres cosas para el próximo año y solo puedes elegir una: segunda semana en un Grand Slam, alcanzar el top-20 o que el Levante UD salve la categoría.

Lo siento por el Levante (risas), pero llegar al top20.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes