Shanghái negocia su condición de Grand Slam masculino

El director del Masters 1000 chino pretende crear un nuevo estatus en el circuito y afirma que el presidente de la ATP apoya su iniciativa

Pista central de Shanghái.
Pista central de Shanghái.

El Masters 1000 de Shanghái aspira a un estatus superior en el circuito de la ATP. En los últimos años, el concepto de ‘quinto Grand Slam’ ha estado presente en numerosos debates y declaraciones de dirigentes. Primero, con los torneos de Indian Wells y Miami como contendientes. Posteriormente, con los de Madrid y Roma.

Ahora es el evento de Shanghái el que reclama su ‘hecho diferencial’. El director del torneo, Michael A. Luevano, no pretende que su Masters 1000 se convierta en un Grand Slam como tal, sino alcanzar un nuevo estatus con el que igualar o superar los puntos del ranking y los premios económicos ofrecidos en los cuatro grandes.

Así lo ha manifestado Luevano en Huffington Post Francia: “Nos gustaría ser un Grand Slam masculino, una fiesta del tenis masculino con los mayores premios económicos y el mayor número de puntos. Estaríamos en una categoría aparte que no competiría con los torneos de Grand Slam, pero trabajaríamos junto a ellos. No intentamos ser el quinto grande, sino crear una nueva identidad”.

Shanghai.

El director del Masters 1000 de Shanghái admite conversaciones en profundidad con la ATP sobre este tema: “Ya hemos hablado mucho de ello con la ATP y llevará tiempo. Hemos tenido debates serios con el objetivo de saber cuándo podremos conseguir esta mejora. Chris Kermode (presidente de la ATP) apoya la iniciativa, pero debemos colocar las piezas del puzle en su sitio. No es algo que perjudique a la gira asiática. Parece que no sucederá antes de 2018”. Además, justifica así sus pretensiones: “Tenemos todos los recursos necesarios y el apoyo de los jugadores. Y estamos en el mercado ideal para hacerlo”.

Shanghái fue la sede del ‘torneo de maestros’ entre 2005 y 2008. En 2009, cuando éste se trasladó a Londres, la ciudad china adquirió estatus de Masters 1000.

“Tiene que ser perfecto. Los jugadores deben tener ganas de volver a Shanghái. Sabemos que no es fácil para ellos venir a Asia en la fase final de la temporada, así que debemos superar sus expectativas y ver lo que podemos mejorar para la próxima vez, pero es difícil encontrar algo, ¿un spa?”, se pregunta Luevano.

Vestuario.

Vestuario de Roger Federer en Shanghái. Foto: DR.

“Ya estamos muy orgullosos de nuestros vestuarios individuales. Este año pusimos estrellas en sus puertas como en Hollywood. La zona de jugadores se cambia cada dos años, hemos traído a un chef con estrella Michelín diferente cada año, a un grupo en la sala de música, etc. Los jugadores están en el recinto todo el día, así que todas las cosas deben estar disponibles. Por ejemplo, no cerramos el restaurante antes de medianoche, y a veces, más tarde”, explica el director del torneo.

Shanghái, con sólo seis años de antigüedad como Masters 1000, ya busca su diferenciación del resto de torneos de esta categoría. La ATP tiene la palabra.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes