Andy Murray no se detiene

El número 2 del mundo barre de la pista al checo Tomas Berdych (6-1 6-3) y se cita con Novak Djokovic por un puesto en la final del Masters 1000 de Shanghai

En un partido decantado desde el cuarto juego del encuentro, Andy Murray doblegó a Tomas Berdych sin mayores problemas en los cuartos de final del Masters 1000 Shanghai, con una aplastante superiordad en todos y cada uno de los juegos disputados. Un 6-1 y 6-3 dejó clara la diferencia entre ambos durante el partido. El checo, que si lograba vencer obtenía un billete para la Masters Cup, fue barrido del Qi Zhong sin apenas mostrar oposición.

El arranque y posterior desarrollo de la primera manga quedaron profundamente marcados por el pobre desempeño de Tomas al servicio ante un consumado especialista al resto como el escocés. Más allá de la superioridad en los intercambios a favor de Andy, Berdych construyó su derrota en sus números con el saque: 48% de primeros servicios, 43% de puntos ganados con el mismo y 40% con el segundo, estadísticas difícilmente sostenibles para alturas competitivas como las de hoy.

La movilidad y aceleración de Murray fueron demasiado para un jugador especialmente dependiente de golpear con los pies en parado y de ajustar a las líneas cuando choca ante los mejores defensores del circuito. Desde ese estrecho margen, Murray cerró todos los ángulos y metros de la pista, provocando errores tanto de cálculo como en las decisiones a tomar por el jugador checo, que de manera aislada pudo fabricarse puntos de factura propia. El escocés sólo cedió 5 errores no forzados en la primera manga, por los 18 de Tomas en siete juegos.

Fue en el tercer game donde Berdych pudo reengancharse al encuentro cuando tuvo un 15-40 para igualar a dos. Andy logró sostener y despegar. La segunda manga discurrió de manera muy similar, con oportunidades de break para el escocés de manera prematura. El revés paralelo en ataque y su cobertura de pista desde atrás seguían suponiendo demasiado para Berdych. Para el discípulo de Daniel Vallverdú, ir por delante en cada juego o lograr una racha de varios puntos consecutivos nunca fue sencillo. A remolque, Berdych se fue apagando.


De este modo, Murray jugará mañana ante Novak Djokovic por un duelo en la final. El último precedente, después de un prolongadísimo espacio de tiempo sin conseguirlo, vio a Murray derrotando al de Belgrado en la final de Montreal. Con ambos en un grandísimo momento personal, el partido amanece como una de las batallas de la semana en la ciudad china.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes