Bouchard demanda a la USTA por su caída en el US Open

La tenista canadiense ha demandado a la Asociación de Tenis de EEUU por la caída que tuvo en el US Open y por la que se produjo una conmoción cerebral.

La caída que se produjo Eugenie Bouchard en el pasado US Open y por la que se sigue recuperando aún a día de hoy por la conmoción cerebral sufrida llegará hasta los tribunales. La tenista canadiense ha demandado a la USTA por un acto de negligencia y solicita un juicio con jurado por el que pide una compensación por los daños recibidos.

Genie intentó entrar a uno de los vestuarios del US Open. Estaba todo oscuro por lo que la tenista intentó buscar el interruptor de la luz pero se resbaló debido a que el suelo estaba mojado y se golpeó la nuca contra el suelo en su caída. Tras varias pruebas, los médicos le diagnosticaron una conmoción cerebral de la que todavía, un mes después, no se ha recuperado totalmente ya que sigue sufriendo de mareos.

Bouchard y sus abogados citan dos negligencias, una de la USTA y otra del National Tennis Center y aunque no piden una cifra de dinero, solicitan una compensación por los daños recibidos, que exceden los 150.000 dólares por los gastos del juicio, así como honorarios de abogados y demás. En los juicios en Estados Unidos, el jurado dictamina la indemnización que debe recibir el demandante. Se comenta que los abogados de la tenista buscan varios millones de compensación ya que además de los daños sufridos, esto le ha causado la baja en el propio torneo del US Open, donde seguía en competición tanto en el cuadro de singles como en el de dobles mixtos, así como en los torneos siguientes, impidiéndole ejercer su trabajo con la consecuente afectación a su ranking.

En la demanda, Bouchard y sus abogados denuncian que "el resbalón y la caída fueron causados o creados peligrosamente por los acusados en la sala de fisioterapia del vestuario femenino. Ese acto de negligencia ha supuesto un factor determinante en las lesiones de la señorita Bouchard". Explican que la persona encargada de limpiar el suelo "debería haberlo hecho al final de la jornada, cuando nadie hubiera quedado en las instalaciones y en caso contrario, debería haber cerrado la puerta por seguridad". También denuncian que no había ninguna señal de advertencia de que el suelo estaba mojado.

Tal y como informa Stephanie Myles en Yahoo, hay varias cosas que no están realmente claras en todo este asunto y es que en el primer testimonio de Bouchard no se mencionó que el vestuario estaba a oscuras. En la demanda se explica que Bouchard entró al vestuario tras su victoria en el dobles mixto pero lo cierto es que fue tras su aparición en la sala de prensa, es decir, una vez ella ya se había duchado tras su partido lo que significaba su segunda aparición en el vestuario aquella noche.

La USTA no ha querido comentar nada sobre este caso y tan sólo se han limitado a decir que esperan una llamada de vuelta de los abogados de Bouchard. Esto va para largo.

Comentarios recientes