Àlex Corretja: “La gente necesita ver emociones en la pista”

El catalán rememora su época como entrenador de Murray, detalla el comportamiento del escocés y cuenta cómo ha ido evolucionando su carácter.

Àlex Corretja fue parte del equipo de trabajo de Andy Murray desde mayo de 2008 hasta marzo de 2011. Comenzó primero como asesor en los torneos de tierra batida y posteriormente fue el entrenador. Pero lo que quedó de esa etapa fue una relación de gran amistad entre ellos. Andy le está eternamente agradecido a Àlex por todo lo aprendido en aquella época y a día de hoy mantienen esa amistad.

“Andy es uno de los tipos más generosos que jamás he conocido, es fantástico”, comenta Corretja en TennisPodcast del periodista David Law. El español rememora cómo era Andy anteriormente y cómo ha ido madurando y cambiando con el paso de los años. “Él era muy tímido, muy introvertido. Eso le hizo sentir que la gente no lo conocía demasiado. Creo que fue bueno para él abrirse un poco y mostrar sus emociones”.

“Empezó a hacer más entrevistas y esto permitió que la gente lo conociera mejor y que así se dieran cuenta lo bueno que puede ser Andy como ser humano”, agrega.

Murray no fue un tenista que creaba devoción entre los aficionados pero el propio escocés ha podido generar un cambio. “La cosa es que por su carácter, por su humor en la pista, porque en ocasiones se queja y se enfada, la gente piensa que es así. Pero es solo en la pista que, a veces, se comporta así. Pero esto lo controla un montón ya”.

“Él muestra sus emociones en la pista y creo que a la gente le encanta esto. La gente necesita ver las emociones, no les gusta ver jugadores fríos. Les gusta ver carácter y jugadores que muestren todo lo que tienen dentro del cuerpo y en la sangre. Andy tiene esto y creo que es por esto que ahora la gente se da cuenta lo bueno que es”, resume Corretja.

La relación entre el español y el escocés fue muy buena desde el comienzo. “No nos conocíamos mucho pero pasamos una semana juntos y sentimos que nos conocíamos desde hacía muchísimo tiempo. Creo que tenemos una relación muy buena. Cuando empecé con él sentía que le quería enseñar un montón de cosas sobre la vida, para comportarse dentro de la pista, fuera de ella, con la gente… Él siempre me escuchó mucho, no tuvimos nunca una discusión y esto fue fabuloso. Para mí, Andy es un chico muy, muy especial”.

Comentarios recientes