Garbiñe vuelve a ser Garbiñe

La española venció a Angelique Kerber y se clasificó para la final del WTA de Wuhan. Es el mejor resultado de Muguruza tras la final de Wimbledon.

Garbiñe Muguruza, quinta favorita en China, completó un buen partido y derrotó a Angelique Kerber por 6-4, 7-6(5), resultado que le permite meterse en la final del WTA de Wuhan por primera vez en su carrera. La española cuajó un encuentro muy correcto, tiró de su tenis agresivo, terminó con molestias en su tobillo derecho pero pudo despachar en sets corridos y en dos horas y 7 minutos a la alemana cabeza de serie número 6 del torneo. Con este triunfo, Muguruza queda a un solo triunfo de clasificarse matemáticamente a Singapur y ya se aseguró el 5º puesto del ranking mundial.

Desde el inicio del partido ambas tenistas salieron a pista dispuestas a realizar su juego y mostrar cuáles eran sus mejores armas. Tanto la germana como la española buscaban la potencia, querían lograr tener la iniciativa para poder dominar el punto y tener el control de la situación. Kerber encontraba los paralelos letales mientras que Garbiñe no dudaba en tirar recto y plano con sus tiros cruzados. Conseguía ángulos que despatarraban a la germana. La premisa estaba clara, lograr hacer retroceder a la rival para que pegara incómoda, siempre en movimiento. Además, ambas se iban hacia delante para poder pegar siempre que les fuera posible desde dentro de la pista. Un paso por delante de la línea de fondo y a repartir desde ahí.

Garbiñe pegó primero en el set inicial, quebró el saque de la alemana en dos ocasiones, Kerber le devolvió uno pero esta ventaja le fue suficiente para poder quedarse con la primera manga por 6-4. La segunda parecía que iba a seguir el mismo guion que la primera pero tuvo más inconvenientes a la hora de cerrar el encuentro. Sacó 5-4 para hacerse con el partido pero Kerber rompió. Tuvo otra chance con 6-5 pero tampoco lo finiquitó. La alemana volvía a quebrarle el saque a la española y forzaba el tiebreak.

La igualdad era máxima y en el 3-3 del desempate, Garbiñe pidió tiempo para que el fisioterapeuta entrara a la pista. Su tobillo le molestaba. Los gestos no parecían los ideales y el marcador se le puso 3-5 abajo. Ahi fue cuando la española decidió pegarle sin fisuras a la pelota. La descoció y le entraron todas. Ganó cuatro puntos consecutivos y se quedó con el tiebreak, el set, el partido y el pase a la final.

Con esta victoria, la española logrará a partir del lunes el mejor ranking de su carrera profesional. Será 5º si pierde en la final y 4º si logra imponerse a Venus Williams en el encuentro que definirá a la campeona del WTA de Wuhan. Muguruza acaricia Singapur y el objetivo está a punto de conseguirse. Lo mejores de todo, Garbiñe vuelve a experimentar las buenas sensaciones tras unos meses de dudas.

Comentarios recientes