Djokovic aguanta una ‘noche toledana’

Novak Djokovic derrotó a Feliciano López en los cuartos de final del US Open. El número uno superó una noche de sufrimiento tras el primer set

Novak Djokovic.
Novak Djokovic.

Novak Djokovic salió victorioso de una noche irregular ante Feliciano López: 6-1, 3-6, 6-3 y 7-6(2). El tenista español se despide de Nueva York tras el mejor US Open de su carrera, mientras el serbio alcanza las semifinales del torneo por noveno año consecutivo. Marin Cilic será su último obstáculo antes de la final.

Feliciano López corría este mediodía por las entrañas de Central Park pensando en su gran noche. Le esperaba el mejor tenista del mundo en el estadio más grande del planeta. Otro premio a su longevidad en la élite.

Sin embargo, sus precedentes ante Novak Djokovic (0-5) le quitaban argumentos para soñar. El mejor restador del circuito es un rival especialmente temido por los grandes sacadores. Además, su elasticidad anula el peligro de la pelota baja desprendida por el revés cortado de Feliciano. Esta teoría se cumplió durante el primer set, cuando el jugador serbio fue el antídoto perfecto del español, que maldecía el castigo recibido.

Feli.

Djokovic amenazaba con torturar al toledano en su gran noche, pero como sucedió dos días antes frente a Roberto Bautista, afloraron sus intermitencias. La presión ejercida por Feliciano mediante el revés cortado y las subidas a la red alteró la comodidad del serbio, que perdía eficacia al resto con el paso de los minutos.

El jugador español variaba la dirección de su saque y evitaba las letales devoluciones del número uno, mostrando jerarquía con su golpe más temible. Se complicaba la noche para Djokovic, que volvía a mostrar su temperamento:


Feliciano conquistaba al público neoyorquino, especialmente pasional en la sesión nocturna cuando el jugador de inferior estatus se rebela. El saque, el revés cortado y la explosividad de las piernas del toledano eran argumentos suficientes para cuestionar la supremacía de Djokovic en el partido. Pero un desliz, traducido en dos dobles faltas, devolvía el control al serbio.

Novak recuperaba el mando en el marcador, aunque no la tranquilidad. Transmitía inseguridad en los intercambios e inconsistencia desde el fondo de la pista. Cada juego al servicio suponía un ejercicio de sufrimiento que solventaba con carácter y un saque que abortaba las constantes amenazas de Feliciano al resto.

Djokovic.

Tal vez, esta capacidad de sufrimiento sea el aspecto más positivo de Djokovic en el encuentro de hoy. Cuando el cuarto set definía el final o la continuación de una noche complicada, su condición de número uno apareció en la pista, mientras Feliciano cometió imprecisiones que pusieron fin a su mejor US Open.

Pero cuando Djokovic dispute este viernes ante Marin Cilic sus novenas semifinales consecutivas en Nueva York, la ‘noche toledana’ de este martes sólo será un recuerdo. El pasado reciente recuerda que un Novak irregular también puede ser un Novak campeón.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter