Desnudando el tenis femenino

La entrevista a Coco Vandeweghe durante su partido de R1 del US Open intensifica el debate sobre la cada vez mayor exposición a los medios del tenis femenino.

A pesar de ser uno de los deportes en que el existe mayor igualdad entre sexos en cuanto a ganancias y seguimiento mediático, en el tenis siempre se ha marcado una clara distinción entre partidos masculinos y femeninos. La búsqueda y publicidad de ‘lolitas’ en el circuito WTA ha sido constante desde hace bastantes años, tratando los medios de encontrar un estímulo que hiciera más comercial el tenis de la chicas. Últimamente la apuesta se está dirigiendo a un ámbito que si bien es más ‘intelectual’ vulnera la confidencialidad jugadora-entrenador o jugadora-jugadora además de entorpecer su focalización en el partido.

Ya en el año 2009 se produjo una gran innovación en el circuito femenino con la inclusión de la regla oncourt couching que permite a las jugadoras solicitar la ayuda del entrenador una vez por set en los descansos. Como era lógico, esta medida suscitó enormes controversias durante los primeros meses de implantación. Poco a poco la opinión en cuanto a esta regla fue variando y hoy en día la sensación es que fue todo un acierto. Desde un punto de vista televisivo aporta interesantes conversaciones entre entrenador y jugadora (en general monólogos por parte del primero) y desde un punto de vista competitivo favorece cambios de estrategia y mentalidad en las tenistas.

Seis años después, con la llegada de una nueva edición del Abierto de los Estados Unidos, estamos ante un nuevo salto cualitativo en la relación tenis-medios de comunicación. La realización de entrevistas previas al partido a los jugadores es algo que ya llevaba años produciéndose en muchos torneos. Un protocolo sin más para el protagonista y un gancho para el espectador. Incluso entrevistas a entrenadores previas al partido igualmente. Pero en este US Open la cosa ha ido mucho más allá. Un acuerdo entre la USTA y la cadena de deportes ESPN, que da en exclusiva el evento, posibilita que las jugadoras puedan ser entrevistadas durante los descansos, previo consentimiento de las deportistas eso sí.

La estadounidense CoCo Vandeweghe tiene el honor de ser la primera entrevistada en mitad de un partido. Fue preguntada por aspectos no solo anímicos sino tácticos y la neoyorquina respondió con sorprendente elocuencia. Parecía cómoda con la situación, si bien el tête-a-tête con la entrevistadora de la ESPN fue en el descanso tras ganar el primer set. Su rival, Sloane Stephens, quizá no hubiera respondido con el mismo ánimo y cordialidad. Esta nueva práctica televisiva, que en otros deportes ha ido introduciéndose con mayor o menor acierto, choca como suele suceder siempre ante cualquier innovación, con la tradición que enarbola el tenis como deporte.

Una visión tradicional dice que este es un deporte estricta e innegociablemente individual, en su vertiente de singles obviamente. El coaching legal vendría a alterar esa condición, aportando una ayuda externa que restaría enorme importancia al factor mental, tan resaltado y manido en el deporte de la raqueta. Mientras que un punto de vista más aperturista vería este hecho como un aliciente para el telespectador y una herramienta que fomentaría mayor igualdad en los choques.

Otros debates como los de la implementación del Ojo de Halcón, los comienzos de ciertos torneos el domingo previo, las finales del US Open el lunes, etcétera, son igualmente muestras de la colisión existente entre quietismo y respeto a lo tradicional e innovación y modernización.

La mencionada entrevista a Vandeweghe y las futuras que se presume se realizarán en algunos partidos femeninos del US Open 2015 mantendrán el vigor de este litigio. ¿Aceptarán muchas más jugadoras? ¿Cómo responderán dadas ciertas situaciones del partido? ¿Se extenderá al circuito masculino?

Una mayor publicidad y difusión del tenis femenino siempre es algo a destacar y a celebrar, a pesar de ciertos medios para conseguirlo. La clave, mantener una adecuado equilibrio entre la esencia de este deporte y su mercantilización, que sin duda es necesaria. ¿Cuál es vuestra opinión?

Comentarios recientes