Previa final Masters 1000 Cincinnati | Novak Djokovic vs Roger Federer

Djokovic y Federer protagonizan su quinta final de la temporada en Cincinnati, donde el suizo busca con su séptima corona y el serbio apenas con la primera.

Cuando Novak Djokovic y Roger Federer se saluden en la pista central del Masters 1000 de Cincinnati, inmediatamente pensarán: “Otra vez tú”. Y es que el serbio y el suizo coincidirán por quinta vez esta temporada en una final ATP. Será la tercera que protagonicen en Ohio (2009, 2012), un lugar donde el de Basilea ha levantado el título hasta en seis ocasiones y el de Belgrado nunca pudo conquistar. El cara a cara entre ambos refleja un apretadísimo 20-20 que se explosionará esta tarde/noche en favor de uno de los dos. La mejor final posible del vestuario masculino, otra vez al servicio del espectador.

Diez finales consecutivas y contando. Desde que cayera en cuartos de final de Doha ante Ivo Karlovic, su primer torneo del curso, Novak Djokovic no recuerda lo que es caer antes del domingo. Sensaciones parecidas las de un Federer que encadena tres finales consecutivas (Halle, Wimbledon, Cincinnati) en sus rodillas, con un parón de casi un mes entre la segunda y la tercera. Pese a los dos grandes momentos de forma, uno llega volando gracias a un tenis ultraofensivo y el otro, mucho más conservador, aterriza en la final tras una nube de dudas originadas en su duelo ante Goffin y confirmadas ayer contra Dolgopolov. Es el número uno del mundo, la persona con más vidas de todo el circuito y al que nunca puedes dar por muerto. La lección de “quien perdona lo acaba pagando” se hace ley si te enfrentas al balcánico.

La historia de Federer y Djokovic cuenta ya con cientos de páginas en el profesionalismo desde aquel primer enfrentamiento en Mónaco 2006, aunque Cincinnati guarda un capítulo especial entre ambos contendientes. El suburbio de Mason ha visto coronarse al suizo hasta en seis ocasiones en las seis finales que allí disputó, una estadística aterradora que no guarda en ninguna otra plaza del circuito. Todo lo contrario que el serbio, quien lleva años persiguiendo el cetro en Ohio para completar el ansiado Career Golden Masters que nunca nadie ha logrado descifrar (a Roger todavía le faltan Montecarlo y Roma; a Rafa, Miami y París), tanto que el balcánico ha cedido allí hasta cuatro finales, dos de ellas ante el helvético.

Pero Cincinnati solo es una página más de esta historia que se convertido en algo habitual cada mes. Igual que en tiempos pasados solíamos disfrutar de un Federer-Nadal cada fin de semana, este lugar lo ha terminado acaparando los Federer-Djokovic. Cruzaron ya cuatro veces esta temporada, siempre en finales, y la estadística viene siendo claramente favorable al pupilo de Boris Becker. Y eso que en su primer duelo, en Dubái, fue Roger el que comenzó mordiendo en un partido donde dio buena cuenta de la guerra que iba a dar a lo largo del curso. Más tarde sería el balcánico quien hablaría sobre la pista: Indian Wells, Roma y Wimbledon. Tres eventos, cada uno con su propia narrativa, donde el de Belgrado siempre llegó antes a meta que su oponente.

En juego está el círculo de Novak a un solo triunfo de hacer historia -un poco más- con ese último Masters 1000, pero también hay fichas en el tablero de Roger, a una victoria de recuperar el número dos del mundo y poder librarse del serbio en el Us Open al menos hasta la final. ¿Favoritos? Imposible pronosticar. Aunque una gran diferencia puede marcar el encuentro. Djokovic acumula en las piernas más de dos horas de diferencia en pista respecto al suizo, un aspecto importante en lo físico y en lo psicológico a la hora de afrontar su quinta guerra de 2015. Pase lo que pase, el tiempo volverá a detenerse para disfrutar de dos genios que siguen por encima del resto.

Comentarios recientes