Petra Kvitova adapta sus entrenamientos a la mononucleosis

Kvitova está con ganas de entrenarse con mayor carga, ritmo y frecuencia pero se ve envuelta en un círculo de incertidumbre debido a la enfermedad.

Una semana atrás, Petra Kvitova anunciaba que le habían diagnosticado una mononucleosis que no le permitía entrenarse en condiciones ni sentirse en plenas facultades físicas. En su estreno en Canadá cayó de manera contundente ante Victoria Azarenka y desde entonces intenta entrenarse siempre a un ritmo más elevado pero todavía no consigue hacerlo del todo a pesar de haber subido levemente los minutos de trabajo. Sus prácticas están siempre muy estudiadas, medidas y controladas por especialistas y por ella misma que es la que realmente marca cuánto trabajo de resistencia es capaz de hacer o no.

"Cuando nos enteramos de la mononucleosis estábamos como cortando casi todo… solo entrenaba durante una hora por la mañana y otra media hora de gimnasio por la tarde, todo muy relajado”, explica la dos veces ganadora de Wimbledon en una charla con los periodistas en Cincinnati y recogidas por tennisnow.com. “Es el mismo tipo de situación que tuvimos en Toronto”.

Sin embargo, la checa cree que esos 90 minutos diarios no son suficientes para competir de igual a igual con las mejores del mundo por lo que está semana está poniendo una marcha más. "Cuando vi la manera e que jugué contra Vika ahí me di cuenta que necesitaba más entrenamientos”. “Ahora entreno una hora por la mañana y otra por la tarde”, agrega.

La incertidumbre invade el cuerpo y la cabeza de Kvitova que desconoce cuánto tiempo estará así. “Espero estar bien”, tira cuando se le pregunta por el tramo final del 2015. “Pero sinceramente no lo sé… esto baja y sube… no lo sé”.

“Si los médicos me dicen que pare por unos meses, lo haré. Pero no es el caso, me permitieron jugar y realmente no hacer mucho. Veremos cómo va todo pero es duro decir cualquier cosa…”

Comentarios recientes