Petra Kvitova: “Estaba un poco asustada”

Petra Kvitova fue diagnosticada con una mononucleosis pero ya le dieron el alta para jugar a pesar de seguir con la enfermedad. Sus fuerzas, una incógnita.

La número cuatro del mundo, Petra Kvitova admitió este lunes que sufrió una mononucleosis pero los doctores confirmaron que está en condiciones de participar en la Rogers Cup. La checa habla y explica cómo se sintió durante el proceso.

“(Después de Wimbledon) Pasé unos días de descanso y vacaciones en Mónaco y luego entrené un poco", comenta Kvitova. "Por desgracia, me enteré de que me diagnosticaron con mononucleosis. Así que va a ser un poco más difícil para mí entrenar a buen ritmo”, explica la ex doble campeona de Wimbledon en declaraciones a la WTA.

A principios de temporada, Kvitova se retiró de los Premier Mandatory de Indian Wells y Miami acusando fatiga. Regresó en abril ganando el Mutua Madrid Open, donde venció a Serena Williams en el camino, siendo la única derrota de la número uno del mundo en lo que va de temporada.

Después de ganar en Madrid a principios de mayo, Kvitova hizo cuartos de final en Roma, cuarta ronda de Roland Garros y tercera de Wimbledon. Durante esas semanas se vio obligada también a retirarse de Eastbourne debido a un dolor de garganta y esto provocó nuevos estudios que finalmente terminarían diagnosticando la mononucleosis.

“Tenía un dolor de garganta y quería ‘matarlo’, así que tomé antibióticos después de Wimbledon", dijo Kvitova. "Por desgracia, no acabé con él y por eso notaba mi sistema inmunológico bajo. Así que tuve más pruebas y ahí se me presentó (la enfermedad)”.

Si bien la enfermedad ayuda a entender los resultados de la checa tras Madrid, ella no quiere usar la mononucleosis como excusa. "Es duro cuando miro hacia atrás", dijo. "Muchas cosas son más claras ahora. Pero, por supuesto, no estoy segura de que si yo no hubiera tenido mononucleosis hubiera jugado bien. Eso no es algo que pueda decir. Todavía tenía posibilidades de ganar... tal vez puedo simplemente ver por qué me sentía tan cansada”, prosiguió.

A la checa recién le diagnosticaron la enfermedad la semana pasada a pesar de que estuvo durante toda la primavera haciéndose pruebas. El médico le dio el ‘ok’ para jugar pero la misma tenista no sabe si responderá con sus máximas cualidades.

La mononucleosis no es un tema nuevo en el tenis. Christina McHale y Heather Watson fueron diagnosticadas con esta enfermedad hace dos años, mientras que en el circuito masculino la ‘mono’ puso fin a la carrera de Robin Soderling y Mario Ancic. Ni el mismísimo Roger Federer se libró de ella: en 2008 se la diagnosticaron y lo tuvo de baja durante unos torneos. Cuando se le preguntó a Kvitova cómo fue su reacción al conocer la noticia dice que se le vino una mezcla “de todo”.

"Al principio estaba un poco asustada. No sabía si podía jugar los torneos de verano en Norteamérica o si no podría hacerlo por el resto de temporada”, confesó. “Por otro lado creo que es una noticia positiva. Ahora sé por qué todavía estoy cansada y sintiéndome tan mal. Esa es la buena noticia para mí”. A pesar de que se le permite jugar, todavía siente los efectos de la enfermedad. "Por supuesto que todavía me siento cansada y un poco ‘dormida’. No sé si es el jetlag o esta cosa. Voy a intentar mi mejor seguro. Estamos haciendo la programación de manera inteligente con los entrenamientos así que espero hacerlo bien”.

Kvitova, cabeza de serie número tres en Toronto y entre mononucleosis, debutará el miércoles ante la ganadora del duelo entre Victoria Azarenka y Elina Svitolina.

Comentarios recientes