David Ferrer, duda para el US Open

La presencia de Ferrer en Cincinnati se antoja complicada, mientras su participación en el US Open es dudosa. Winston-Salem podría entrar en su calendario

A sus 33 años, David Ferrer lucha en la sombra por volver a ‘codearse’ con los mejores tenistas del mundo. La expresión tiene un significado literal, ya que el tenista alicantino sufre una tendinosis en el codo derecho que le ha impedido competir en Wimbledon, la Copa Davis, Bastad, Hamburgo y el Masters 1000 de Canadá. Unas semanas cruciales de la temporada en las que Ferrer se ha mantenido apartado de los focos.

A día de hoy, su presencia en el Masters 1000 de Cincinnati (16 – 23 de agosto) se antoja complicada, mientras su participación en el US Open, dos semanas después, es dudosa. El actual número 7 del mundo tiene previsto tomar una decisión definitiva respecto al torneo de Cincinnati a comienzos de la próxima semana. En caso de renunciar a dicho evento, Ferrer contemplaría dos posibilidades con el US Open como gran objetivo: aumentar la intensidad de sus entrenamientos o competir en el torneo 250 de Winston-Salem, que se disputa en la semana previa al Grand Slam neoyorquino, a través de una ‘wildcard’.

Ferrer.

De este modo, el tenista español se presentaría en el US Open con cierto ritmo competitivo. Sin embargo, Ferrer se mantiene centrado en el día a día. Su entorno reconoce que se trata de una “lesión importante” cuya recuperación está siendo “más lenta de lo que nos hubiera gustado, pero dentro de los plazos que exige tal lesión". Actualmente, Ferrer apenas entrena en una pista de tenis, ya que su trabajo con la raqueta en las últimas semanas no ha dado los resultados esperados. La preparación física y la fisioterapia son la base actual de su proceso de rehabilitación.

Ferrer, luchador incansable en las pistas, juega otro partido fuera de ellas con el US Open en el horizonte, pero David no viajará a Nueva York sin unas garantías mínimas en su codo derecho. La posterior gira asiática y los torneos europeos en pista cubierta exigen un desgaste que Ferrer pretende afrontar en plenas condiciones.

Comentarios recientes