Pablo Andújar: “Espero que la derrota en Rusia no afecte a mis resultados”

Una semana después del batacazo de Vladivostok, el valenciano repasa aquel fatídico partido ante Rublev y se muestra ilusionado de cara al resto de temporada.

No debe ser fácil salir a una pista hostil, en condiciones desfavorables, con el público en contra y la responsabilidad de todo un país a tus espaldas. No, no debe serlo. Pablo Andújar fue la última víctima del ‘efecto Copa Davis’ en la eliminatoria ante Rusia donde España cayó tras ir 0-2 arriba y se despidió del Grupo Mundial hasta 2017. Borrón y cuenta nueva, de la Davis a la ATP, de Vladivostok a Gstaad. El español defenderá la próxima semana corona en Suiza, pero antes, recibe a Punto de Break para hablar sobre aquella derrota.

Tras una semana difícil de olvidar, siete días para reflexionar y descansar. Es lo que viene siendo la calma después de la tormenta. ¿Cómo te encuentras Pablo?

Me borré del torneo de Umag donde estaba apuntado porque pensé que era lo mejor, sobre todo por el viaje que había que hacer. Venía de entrenar toda la semana en pista rápida y el viernes no tuve otra opción que borrarme, ahora ya estoy en Gstaad para sacar este torneo adelante. Respecto a lo de Rusia… pues intentando pasar página, ha sido duro pero hay que olvidarlo lo más rápido que se pueda.

¿Cuán complicado es olvidar lo que pasó en Vladivostok?

Es complicado porque estás jugando para un país. Cuando pierdes de normal pues pierdes tú y ya está, la derrota te sabe mal pero es más fácil de olvidar. Esa responsabilidad de jugar por un país y además perdiendo el quinto, es más difícil. Al final creo que hay que sacar las cosas positivas, como el buen papel que hice el primer día. Luego en el tercero pues no estuve tan fino y es una pena, pero hay que tirar para adelante porque el tenis siempre te da una nueva oportunidad la próxima semana.

Todo el ánimo que recibirías de tus compañeros, supongo que se vería contrastado por otro tipo de mensajes a través de las redes sociales. ¿Qué te encontraste en el móvil después de perder ante Rublev? Supongo que alguna dedicatoria no demasiado amable…

Justamente por eso no te diré lo que me escribieron. Decidí hace tiempo no leer las críticas, tanto las positivas como las negativas, pero seguro que habría gente que insultaría y otra que mandaría su apoyo. Intento obviarlo para no hacerme daño. En cuanto a los jugadores sí que mandaron su mensaje de apoyo, aunque no solo a mí, a todo el equipo que estaba en Rusia.

Ya con unos días de desconexión y reflexión, ¿qué fue exactamente lo que falló en la eliminatoria? Desde el viernes hasta el domingo, ¿qué nos impidió aprovechar ese 2-0 y acabar cediendo la serie?

Una mezcla de todo, también de mala suerte. El partido de dobles posiblemente les diera a los rusos esa confianza para creer que podían ganar y a nosotros nos metió más presión de ver que aquello no estaba acabado. Luego nosotros ya jugábamos con la presión de ganar y ellos, junto a un público más entregado, empezaron a creer que podían remontar ese 0-2. Fue una mezcla de todo.

Siempre se habla de la presión que existe en este tipo de partidos. ¿Qué le ocurre a un jugador, técnicamente hablando, cuando se enfrenta a esta situación tan incómoda?

La presión que hay en los partidos de Copa Davis son diferentes, a la hora de la concentración y a la hora de estar jugando el partido y ver que no solo está tu entrenador, sino que hay un grupo de gente y todo el mundo está pendiente de ti. Todo esto te afecta a nivel mental, a nivel tenístico, donde no juegas igual, y fue justo eso lo que me ocurrió en el quinto partido. Rublev no tenía nada que perder y yo jugaba con la responsabilidad de ganar y tener que dar ese punto. Que él empezara ganando le ayudó a quitarse la losa que yo no me pude quitar a pesar de tener esas dos bolas de set que quizá hubieran sido un punto de inflexión en el partido.

Recuerdo a Nico Almagro perdiendo ante Radek Stepanek en la final de Copa Davis de hace unos años, algún periodista todavía le seguirá preguntando por aquello. ¿Piensas que esta derrota puede dejar huella en el público español de cara al futuro o que te persiga en los próximos torneos?

Eso dependerá de si los periodistas seguís o no alimentando la derrota. Yo ya no pienso en la derrota de Rusia, únicamente me centro en la próxima semana de Gstaad.

Durante el partido entre Robredo y Donskoy, veíamos al joven Rublev animando a su compatriota, como si no fuera él quien tuviera que salir a disputar el quinto punto. ¿Qué pensabas en ese momento donde viste que el quinto punto era ya una realidad?

Antes de que empezaran a jugar yo ya estaba pensando en un hipotético quinto partido, incluso desde el día anterior cuando perdemos el encuentro de dobles. Está claro que lo viví con mucha tensión.

Antes de la llegada de Conchita se barajaron nombres como Dani Gimeno, Íñigo Cervantes o Adrián Menéndez. Al final fuisteis Robredo, Marrero, Marc López y tú. En la próxima eliminatoria es posible que no se cuente con vosotros porque entren los Nadal, Ferrer, Feliciano y compañía. Está claro que es lo mejor para nuestro tenis que siempre vayan los mejores pero, ¿crees que es lo justo?

Lo mejor para el equipo es que jueguen los mejores. Yo desde un primer momento le dije a Conchita que si había un jugador mejor que yo, lo aceptaba sin problemas, porque eso significaría que las opciones de ganar para el equipo son mayores. ¿Si lo veo justo? Pues claro, veo justo que vayan siempre los mejores, siempre que estén disponibles.

Llegaste con una final en Barcelona, tercera ronda en Roland Garros, tercera ronda en Wimbledon, un gran ascenso en el ránking… ¿supone esta derrota un paso atrás en esta gran escalada?

Esta pregunta debería responderla a final de temporada. Yo tengo la misma ilusión de siempre, aunque obviamente que es una derrota y es una derrota difícil y dura, pero no deja de ser una sola derrota. Espero que no afecte a mis resultados, estoy trabajando para ello.

Cambiemos el chip. Ahora toca pensar en Gstaad, donde saliste campeón en 2014 cediendo un solo set en todo el torneo. ¿Cómo afrontas esta nueva situación? ¿Presión por defender puntos o ilusión por volver a hacerlo bien en Suiza?

Es un torneo muy especial para mí, aunque lo encaro de la misma manera que cualquier otro, al final todos los torneos son muy importantes haya hecho lo que haya hecho el año pasado. Esto es una carrera que empieza el 1 de enero y acaba el 31 de diciembre, esta es la manera como yo afronto las temporadas. Hay veces que te toca defender puntos, aunque yo en lo que pienso es en la Carrera de Campeones, así me quito esa presión de tener que rescatar esos 250 puntos de mi propia andadura. Empezamos de cero, con la máxima ilusión y muchísimas ganas.

Para terminar, quiero hablar Albert Portas. Primera final de un ATP 500, por primera vez en tercera ronda de un Grand Slam y mejor ranking como profesional (nº32 la semana pasada). ¿Qué balance haces del tiempo que lleváis trabajando juntos?

Una relación muy positiva. Los dos nos llevamos increíble, hay una conexión muy buena, me transmite confianza hacia mi tenis, positivismo y toda la experiencia que él tuvo como jugador. Me ayuda mucho en la pista y en el día a día, varias cosas que hacen que yo esté tranquilo, confiado y sobre todo motivado, me ha ayudado mucho en estos meses que llevamos trabajando juntos.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes