Novak Djokovic: cinco claves de su victoria

El serbio consiguió su noveno título de Grand Slam, jugó un tenis muy sólido y estuvo determinante en los momentos importantes del encuentro.

Novak Djokovic se alzó con el título de campeón en el All England Lawn Tennis and Croquet Club y cuajó un partido muy completo ante un Roger Federer que terminó rindiéndose ante el tenis del número uno del mundo. En Punto de Break traemos cinco claves de la victoria del serbio.

- El primer set

Novak Djokovic supo cerrar un set que estuvo a tan solo un punto de perderlo en dos ocasiones. Adelantarse un set a cero en una final de Grand Slam es sinónimo de un gran paso dado. Djokovic se metió la primera manga en el bolsillo jugando un gran tenis en el tiebreak. A base de trabajo, coraje y tenis se adelantó en la muerte súbita para darle un cachetazo a Federer y ponerle el partido cuesta arriba si quería la final de Wimbledon.

- Restos

Djokovic demostró por qué es uno de los mejores restadores del mundo sino el mejor. El número uno del mundo estuvo agresivo desde la primera pelota que tocó al saque de Federer. Le buscó los pies, los ángulos, los cruzados y los paralelos. Una variedad de recursos que dejaban en mala posición al suizo al comienzo de los puntos para que el propio Djokovic sea quien pudiera llevar los puntos gracias a un primer tiro determinante.

- Bolas en los momentos clave

Jugó como el número uno que es. No falló en ningún momento clave en todo el encuentro, salvo en puntuales ocasiones en el tiebreak del segundo set. En lo otro, Djokovic apretó cuando tenía que hacerlo, mordió cuando vio al rival herido y se volvió una roca en puntos determinantes. El serbio se crecía en los intercambios vitales y esto mermó la confianza de un Federer que veía que chocaba contra un muro.

- Limpió las líneas

Djokovic tuvo la precisión de encontrar la línea que quería cuando lo deseaba. El serbio tuvo respuesta a todo el tenis que propuso Federer. Contrarrestó los ataques, propuso un juego agresivo y encontró la profundidad necesaria para hacerle jugar una enorme cantidad de botes prontos al siete veces campeón en Wimbledon. Djokovic llegó a desquiciar al helvético que negaba con la cabeza la precisión de los tiros del campeón.

- Errores no forzados

16 errores no forzados en cuatro sets, en una final de Wimbledon y ante el mejor jugador sobre césped en la historia del tenis son argumentos suficientes para enseñar la solidez que tuvo desde el fondo de pista, en la red y al saque. Federer sintió que jugaba contra una pared que no se permitía el fallo. Forzó siempre a una pelota más al suizo y demostró una entereza infranqueable que terminó tocando la moral de Federer que bajó los brazos.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes