5 claves de la derrota de Roger Federer en la final de Wimbledon

Analizamos las claves que han hecho que el suizo Roger Federer perdiera la final de Wimbledon 2015 ante el serbio Novak Djokovic. 

Roger Federer llegaba a la final de Wimbledon 2015 con una espectacular racha en hierba esta temporada, con 11 victorias seguidas, un título y sólo dos breaks recibidos en contra. El juego desplegado en la semifinal ante Andy Murray permitió a sus fans soñar con hacer algo grande hoy ante Novak Djokovic pero el suizo realizó el peor partido de los 14 días que lleva en Londres y esto, sumado a que el serbio realizó el mejor encuentro de todo su torneo, hizo que perdiera la final. Analizamos en varias claves la derrota de Federer.

No estuvo fino con el saque - Llegó a la final con porcentajes que rondaban el 70% de media de primeros saques y un espectacular 86% de puntos ganados con su primer saque. Hoy, ante Djokovic, tuvo solo un 67% de primeros y un 74% de puntos ganados con el primer servicio. Si quieres ganarle al número 1 del mundo, tienes que sacar casi a la perfección. Ese pequeño porcentaje hizo que el partido se decantara a favor del serbio, que le rompió el saque a Roger hasta en cuatro ocasiones.

Un problema con las bolas de break a favor - Últimamente, cada vez que se enfrenta a Novak Djokovic, Roger tiene un debe bastante importante en cuanto a pelotas de break convertidas. Como decimos, ante Djokovic tienes que rayar la perfección en casi todas las facetas del juego y aprovechar las oportunidades que tengas. Roger sólo pudo aprovechar una de siete bolas de break a favor. Cada una de estas pelotas que tuvo las jugó con demasiada tensión. Una losa que le va pesando mentalmente en los últimos tiempos cada vez que se enfrenta a Novak.

No pudo ser todo lo agresivo que pensaba - Su premisa era atacar lo máximo posible y subir a la red a la más mínima. Roger pegaba golpes y amagaba en ciertas ocasiones con subir a la red pero siempre se quedaba en eso, en el gesto de subir. Bien por miedo a recibir un passing o porque Djokovic llegaba genial a sus golpes, Federer se quedaba atrás en varias ocasiones y subió en muchas otras casi con más corazón que cabeza, sobre todo en el último set.

Demasiados errores no forzados - Conectó 58 winners, una gran cifra. Pero a cambio dejó 35 errores no forzados, más del doble que Novak (16). Djokovic le movió a la perfección por toda la pista e hizo que Roger corriera incluso 200 metros más que él. Esto le hizo cometer bastantes errores, así como dejarle quizás un puntito cansado a la hora de jugarse el winner.

Se vino abajo mentalmente después del segundo set - Federer mostró un poder mental extraordinario en el segundo set donde salvó hasta 7 bolas de set en contra en un tiebreak con muchísima tensión. Se lo acabó llevando pero tras eso, su cabeza se fue un poco del partido y eso lo aprovechó Novak para romperle pronto en el tercero e irse ya en el marcador. Es como si mentalmente se hubiera dejado todo en ese desempate ya que a partir de ahí, Djokovic estuvo mucho mejor equilibrado mental y emocionalmente que el suizo.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes