Roger Federer: “Espero un gran duelo ante Murray”

El suizo pudo con Simon y con la lluvia para acceder a su décima semifinal en Wimbledon, una cita que espera con gran entusiasmo y energía.

Dos pasos separan a Roger Federer de su 18 Grand Slam. Dos victorias que agrandarían más aun la leyenda del helvético en caso de que terminaran con victoria. La última víctima en su camino ha sido Gilles Simon, quien abandonó el All England Club sin anotarse un solo set ante el maestro de Basilea. Una tarde pasada por agua y cerrada con una nueva presencia del suizo en la antesala de la gran final de Wimbledon.

Nunca es fácil disputar partidos con este tiempo. Tener que parar y volver tantas veces ha sido un problema para los dos, aunque creo que me ha beneficiado a mí un poco más. He logrado quebrar en los momentos importantes y, sobre todo, estoy muy feliz por haber sido capaz de manejar la situación”, confesó Federer en los micrófonos de la BBC nada más terminar el encuentro.

Ha sido un gran partido, me he encontrado más cómodo ante Gilles jugando sobre césped, en otras superficies siempre me había dado problemas. Durante el descanso, Stefan y Severin me dieron algunos consejos para mantener la concentración”, reveló el número dos del mundo tras sumar su sexta victoria consecutiva ante el francés.

Debido a la lluvia y sus parones, el ritmo de juego de ambos contendientes se mantenía intermitente, incapaz de alcanzar un estado óptimo de continuidad, lo cual pone en riesgo cualquier tipo de ruptura. “Todo se ha parado cuando íbamos 6-5 y 15-0, con el break recién cocinado, luego la lluvia ha parado y de vuelta a la pista he jugado muy bien. También al inicio del tercer set, donde reaccionar ante una situación así siempre es muy importante para mí, más todavía ante un jugador tan experimentado como Simon”, manifestó el de Basilea quien, hasta esta ronda de semifinales, solo se ha dejado un parcial por el camino, ante Sam Groth en tercera ronda.

Incluso Gilles Simon quiso hacer hincapié en sus declaraciones acerca del rendimiento del suizo, poniendo especial énfasis en sus números sobre la línea de servicio. “Es raro jugar ante chicos que ejerzan el saque y volea, Roger es uno de ellos. Hoy parecía que estaba jugando ante Raonic”, reflejó el galo tras recibir once saques directos de un rival que apenas concedió nueve puntos con su primer saque a lo largo de todo el encuentro.

En el horizonte, el próximo viernes, aparece Andy Murray, un viejo conocido. "Contra Andy tengo que adaptar mi juego más que hasta ahora. Debo poner mucha presión sobre él, sobre todo con el segundo servicio. Nos hemos enfrentado tantas y tantas veces que los focos este viernes deben estar exclusivamente en el juego”, respondió con una sonrisa familiar.

Supongo que ambos giraremos la cabeza para recordar aquel verano de 2012 donde él pudo conquistar los Juegos Olímpicos y yo hice lo propio con Wimbledon. Fue un gran verano para los dos, con dos finales increíbles a muy corta distancia. Es una buena noticia tener de nuevo a Andy en estas rondas después de lo mal que lo pasó tras su operación, recuperando de nuevo la forma y ganando grandes títulos en el circuito”, asintió el de Basilea, feliz de tener una nueva posibilidad de medirse a los mejores.

Llegados a este punto, con las final a solo un pasito, la pregunta sobre el título era obligada. La respuesta, de manual. "El camino todavía es largo tras lo conseguido esta tarde, pero me siento como si estuviera fresco, aún tengo mucha energía en el depósito y espero un gran duelo ante Andy”, sentenció Roger.

Comentarios recientes