Previa cuarta ronda Wimbledon: Roger Federer - Roberto Bautista

Tercer duelo entre Federer y Bautista con un balance favorable al primero por 2-0. El último superviviente español en Wimbledon se la juega ante el rey de la hierba.

El azar ha querido que el único superviviente español masculino en la cuarta ronda de Wimbledon se enfrente al mejor tenista de la historia en hierba. Roberto Bautista contra Roger Federer luchando por un billete para cuartos de final. Algunos lo ven como mala suerte, otros, como una gran oportunidad para mejorar y disfrutar del mejor torneo ante el mejor rival. Nada que perder en el camino del castellonense y muchos sueños por cumplir en el del suizo. La fusión de expectativas, presión, ambición y brillantez elegirán a uno de los dos para que siga con opciones de conquistar el All England Club.

No se puede decir que el camino del helvético haya sido especialmente complicado, al menos, hasta llegar a estos octavos de final: Dzumhur, Querrey y Groth. Tres jugadores con escasa experiencia en grandes plazas y a años luz de la destreza del de Basilea sobre pasto, cosa que no les ausenta de una importante peligrosidad –sobre todo a los dos últimos- en caso de dudas en la muñeca del suizo. Pero ni mucho menos. Ni siquiera el set cedido ante el australiano han provocado mayores problemas en Roger, que llega más que preparado a esta cita y con el objetivo de subir un escalón más en cuanto a rendimiento.

Más complicado ha sido la trayectoria de Bautista, aunque solo fuera por su encuentro de segunda ronda. Benoit Paire se encargó de hacer lo mejor y lo peor en un mismo partido, es decir, luchar hasta casi tocar la victoria para luego desplomarse para terminar abrazando la derrota. Y entre ese pelea interna del francés, apareció el de Castellón para remontar, por primera vez en su carrera dos sets adversos. Antes Belmelmans y una ronda después Basilashvili, apenas hicieron tambalearse al único español que sobrevive en Wimbledon después de los once que se presentaron.

Ambos portan Wilson en su diestra, contando sus enfrentamientos directos por triunfos del helvético. Fue a finales del curso pasado cuando, primero en el Us Open y luego en Shanghai, los dos jugadores se medirían por primera vez con resultados abultados a favor del ganador de 17 grandes. Ahora llega la tercera, esa que llaman ‘la vencida’, aunque el terreno no es el más apropiado para los intereses de Bautista. Con Federer bailando sobre la hierba, jugando en lo que siempre consideró su casa y, con los cinco sentidos puestos en reivindicarse en un Grand Slam, cuesta imaginare una sorpresa del español en el partido de mañana.

No ha sido fácil para Roberto llegar hasta aquí. Tras una gira de pasto espectacular en 2014, este año las cosas no habían salido como esperaba -derrotas en primera ronda en ‘S-Hertogenbosch y Queen’s- con lo que desempeñar un buen papel en Wimbledon era casi una cuestión de orgullo. Dicho y hecho. Tres victorias para firmar su mejor actuación en La Catedral, alcanzando por primera vez la segunda semana. En el otro bando, Roger cabalga ya en sus decimoterceros octavos de final, sabiendo que el tiempo corre y que la oportunidad de ser octacampeón en Londres va disminuyendo cada julio que pasa.

Solo uno podrá viajar hasta los cuartos de final, una ronda todavía desconocida para el castellonense en Grand Slam, al igual que la sensación de inclinar a un ex número uno del mundo. En el horizonte aparecen Berdych o Simon como futuros contrincantes, pensamientos todavía prensados baja la mirada de un encuentro que puede dar mucho que hablar. La última baza de la Armada quiere seguir soñando con hacer algo grande en Wimbledon, para ello, no le quedará otra que derrotar al rey de la hierba.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes