Segunda ronda de Wimbledon: Roger Federer – Sam Querrey

Roger Federer regresa a la pista central de Wimbledon frente a Sam Querrey, un hombre que ya no soporta el peso del relevo generacional estadounidense

Roger Federer y Sam Querrey se enfrentarán este jueves en la segunda ronda de Wimbledon. Un careo borroso en el recuerdo -el suizo y el estadounidense no se enfrentan desde hace siete años- y claramente favorable a Roger, vencedor en los duelos de Miami 2007 y Roland Garros 2008 sin ceder un set.

Federer volvió a exhibir su innata complicidad con la hierba en su primera aparición en la presente edición de Wimbledon. El suizo conserva la habilidad de convertir a sus rivales en meros espectadores en ciertas fases del partido.

Federer.

Querrey, con sus imponentes 198 centímetros de estatura, responde al prototipo de jugador norteamericano que cimenta su juego en el servicio y la aceleración de su derecha. Mejoró su movilidad en la pista con el paso del tiempo, pero la fluidez de sus movimientos y su capacidad atlética no son comparables a las de Roger.

A Sam, otrora gran esperanza del tenis estadounidense, siempre le ha acompañado el halo de ser un jugador de escaso carácter, de no tener la ambición y el instinto asesino que retratan a los mejores. Sin embargo, este californiano residente en Las Vegas alcanzó el puesto no. 17 del ranking en 2011, superando un accidente que amenazó con finiquitar su carrera en septiembre de 2009.

Querrey.

A punto de cumplir 22 años, Querrey se sentó sobre una mesa de cristal que no soportó el peso de su cuerpo. Las heridas en su antebrazo derecho requirieron una operación de urgencia, y tras unos meses de baja, Sam retomó su vida como tenista en los escenarios más grandes del mundo.

El nivel actual de Federer hace difícilmente imaginable una hecatombe similar a la que el suizo sufrió hace dos años en la misma ronda ante Sergiy Stakhovsky. Pero Querrey, finalista en el reciente torneo de Nottingham y sin la presión mediática de antaño, pretende alterar el guión del show de Roger.

Comentarios recientes